Conocé a la Buda Femenina Tara: la Energía Liberadora

El aspecto específico de Tara está representado por la diligencia de la mente siempre dispuesta a ayudar,  libre de todo error. Tara es un estado de conciencia, de realización, es la acción divina más diligente. Cuando se desarrolla la cualidad de Tara se puede eliminar la pereza y crear y obtener energía para actuar diligentemente. Por medio de la meditación, podemos despertar las potencialidades dormidas en lo más profundo de nuestra consciencia. Muchas veces nuestros deseos se convierten en la causa de nuestro sufrimiento, éste es el problema que Tara nos ayudará a resolver.

Tara Verde

Conocida como la madre de todos los Budas del pasado, del presente y del futuro, Tara encarna un modelo a seguir tanto si somos hombres como mujeres. Tara es La Madre de sabiduría, la liberadora, la rápida, la valerosa. Como deidad femenina,  personifica la conducta virtuosa de los seres iluminados. Al igual que nosotros, fue una vez un ser con problemas, estrés y emociones perturbadoras pero al entrenar su mente en las enseñanzas del Buda, alcanzó la iluminación completa. Lo más extraordinario de la historia de Tara, es que cada uno de nosotros podemos empezar a formar parte de ella, con su guía a través de los caminos internos de la sabiduría y la compasión. Si practicamos las enseñanzas (el Dharma) con un esfuerzo gozoso, también podemos alcanzar su estado. Sonriéndonos, Tara dice: “Si puedo hacerlo, ¡tú también puedes!”, animándonos a lo largo del camino.

Su nacimiento

Hace muchos eones, en un universo diferente, vivía una princesa llamada Yeshe Dawa. Basándose en su propia investigación y experiencia, tenía una gran confianza en las Tres Joyas: Buda, Dharma (las enseñanzas) y Sangha (la comunidad). Comprendió la naturaleza insatisfactoria de la existencia cíclica y, por lo tanto, determinó estar libre de todos los sufrimientos. Pensando que todos los seres vivientes eran como ella en querer la felicidad y no el sufrimiento, la Princesa Yeshe Dawa desarrolló un amor genuino e imparcial y compasión por todos y cada uno de los seres vivientes. Sentía que no estaba encantada con los lujos de la vida en el palacio y prometió mostrar el camino de la liberación a millones de seres cada día antes de desayunar, a millones más antes de almorzar, y aún más antes de irse a dormir por la noche. Debido a esto, se la llamó Arya Tara (Tibetano: Pagma Drolma), que significa la “noble libertadora”. Arya  se ha dado cuenta de la naturaleza de la realidad y Tara muestra su actividad liberadora. Cuando las autoridades religiosas de ese lugar sugirieron que rezara para renacer como un hombre en vidas futuras, Tara se negó, señalando que muchos Budas ya se habían manifestado en cuerpos masculinos. Prometió alcanzar la iluminación total en el cuerpo de una mujer y regresar continuamente en forma femenina para beneficiar a los demás.

Tara Blanca

Otra leyenda, cuenta que Tara nació de la lágrima de Avalokiteshvara. Como bodhisattva, Avalokiteshvara (Tibetano: Chenresig) trabajó diligentemente para liberar a todos los seres de los reinos del infierno. Habiendo hecho esto, descansó un rato; pero cuando despertó, descubrió que los infiernos estaban completamente repoblados con seres sintientes nacidos allí por el poder de sus acciones dañinas. Por un momento, se desesperó y comenzó a llorar de pena por la difícil situación de estos seres ignorantes. De una de sus lágrimas, surgió Tara y lo animó en el camino del bodhisattva, diciendo: “No te desesperes. Te ayudaré a liberar a todos los seres “.

Buda Chenrezig – Avalokitesvara

 

En esta historia, vemos nuevamente a Tara como una persona con un nacimiento milagroso. Su leyenda puede inspirarnos a no perder la fe en el arduo proceso de beneficiar a los seres. Tal paciencia y perseverancia son necesarias porque, como sabemos, ignorantes como somos en la actualidad, atrapados en el sufrimiento, a menudo hacemos lo contrario de lo que brinda felicidad y paz. El optimismo de Tara nos da fuerza en situaciones difíciles al mostrarnos que el sufrimiento puede superarse.

Las 21 Taras

Existen 21 emanaciones principales de Tara, divididas en diferentes tipos de actividades iluminadas que a su vez corresponden a 4 intenciones representadas a través de diferentes colores: Pacificadora (blanco), incrementadora (amarillo), vencedora (rojo) y airada (negro).

Las 21 Taras

Sus formas más conocidas son:

Tara Verde, considerada como la Buda de la actividad iluminada y superación de obstáculos durante la meditación o en la vida.

Tara Blanca, representa compasión, larga vida, sanación y serenidad.

Tara Roja, de aspecto violento, asociada con el poder de atracción de dinero y pareja.

Tara Negra, se la relaciona con el poder.

Tara Amarilla, asociada con la riqueza y la prosperidad.

Tara Azul, vinculada con transmutación de la ira.

 

El Mantra de Tara para la Liberación

Compartimos el Mantra de Tara Verde para potenciar la energía que nos acerca:

SIGNIFICADO DE “OM TARE TUTTARE TURE SOHA”.

OM. Simboliza el cuerpo, palabra y mente.

TARE. Simboliza la liberación del Samsara.

TUTTARE. Simboliza la liberación de los ocho temores externos y los ocho internos.

TURE. Simboliza la liberación de las enfermedades físicas, mentales y espirituales (oscurecimientos sutiles).

SOHA. Significa las bendiciones que trascienden el presente, el pasado y el futuro.

El mantra purifica y hace acumular mérito, protege de todos los sufrimientos y ayuda a obtener todo lo auspicioso. Es especialmente efectivo cuando se recita visualizando a otra persona, es decir, imaginando que Tara acude a beneficiar a otra persona que sufre dificultades. Podemos entonces recurrir a Tara como una grácil y expedita emisaria de nuestros deseos bondadosos y compasivos hacia los demás. Recitá este mantra para obtener la bendición de la mente iluminada de Tara Verde.

OM TARE TUTTARE TURE SOHA

Fuentes:

 Tara, la Energía Femenina que Libera de Lama Thubten Yeshe.

Publicaciones del Centro Budismo Tibetano Druk Manjushri.

 

Autor entrada: Padme

Deja un comentario!