Si aún no tienes la Cruz y la medalla de San Benito, consíguela pronto, pues es considerada como un arma poderosa en la lucha espiritual. En esta nota te explicaremos por qué.

Medalla y Cruz de San Benito: arma poderosa del combate espiritual.

La cruz y la medalla de san Benito es considerada como un arma poderosa en el combate espiritual. Consigue la cruz la y medalla de san Benito en este momento mientras lees este artículo y sosténla en tu mano pidiendo la protección de Dios, sentirás una paz venir sobre ti. Actúa como un chaleco sacramental en la lucha espiritual cuando se usa con mucha fe

En la Escritura, San Pedro nos dice que seamos sobrios y vigilantes, porque, «su adversario el demonio ronda como león rugiente, buscando a quien devorar» (1 Pedro 5,8). La tentación desplegada en cada momento por Lucifer es real, y él quiere destruirte a ti a través de cualquier medio posible. Es por eso que es tan importante luchar con las armas espirituales de la oración y la fe.

Una de las armas de gran alcance en el combate espiritual es la cruz y la medalla de San Benito. Venerada y empleada desde hace siglos, esta medalla se ha asociado con muchos milagros, así como con poderes de exorcismo.

Origen de la cruz y la medalla de San Benito.

Los orígenes exactos de la cruz y la medalla de San Benito son algo inciertos, aunque se dice que la primera medalla fue usada por el Papa León IX en el siglo 11, quien atribuyó su milagrosa recuperación de una mordedura de serpiente a la misma.

Diversos tipos de medallas de San Benito han estado en uso desde entonces, pero la medalla en su forma actual, las más conocida es la medalla del jubileo, no fue construida sino hasta 1880, cuando fue creada en honor al aniversario número 1.400 del nacimiento de San Benito

Medalla de San Benito: significado.

La medalla de San Benito es rica en significado. La parte frontal contiene una imagen de San Benito con una cruz y su famosa regla monástica. A su izquierda y la derecha son palabras que significan, «Cruz del Santo Padre Benito» El borde exterior contiene las palabras en latín que significan:

«Que en nuestra muerte seamos fortalecidos por su presencia»

La parte posterior de la medalla de san Benito es aún más interesante. Contiene una serie de iniciales que representan una oración de exorcismo en Latín, así como una oración para guiarse.

Dentro de la cruz están colocadas las letras C.S.S.L.M (vertical) – N.D.S.M.D (horizontal), que representan la oración en Latín:

Vertical: Crux sacra sit mihi lux!
Horizontal: Numquam draco sit mihi dux!

Traducido, esto significa:

La Santa Cruz sea mi luz;

Que el demonio no sea mi guía

Rodeando el borde exterior de la parte trasera se encuentran las letras V.I.S.N.S.M.V – S.M.L.Q.V.B. Estas letras corresponden a una oración de exorcismo basado en un incidente de la vida de San Benito. El incidente ocurrió así:

Después de que San Benito había sido un ermitaño durante tres años, y su fama de santidad se había extendido por todas partes, un grupo de monjes llegaron a preguntarles para que fuese su abad. San Benito estuvo de acuerdo, pero algunos monjes rebeldes de esa comunidad realmente no les agradaba esta idea, y decidieron matar a San Benito envenenando su pan y su vino. En la medida que San Benito hizo la señal de la cruz sobre su comida, como era su costumbre, inmediatamente la copa se rompió y supo entonces que sus alimentos habían sido envenenados. Arrojó el vino en el suelo, diciendo:

Vade retro Satana!
Numquam suade mihi vana!
Sunt quae mala Libas.
Ipse venena bibas!

Esto significa:

¡Aléjate Satanás!
No me sugieras tus vanidades
cosas malas son las que tú ofreces,
¡Bebe tú mismo tu veneno!

Es esta oración de San Benito la que está representada por las iniciales en torno a la parte posterior de la medalla.

Uso de la medalla de San Benito.

Muchas medallas de San Benito se utilizan de muchas maneras, pero siempre como protección contra el mal. Algunas personas las entierran en los cimientos de los edificios nuevos para mantenerlos libres de las influencias malignas, mientras que otros las colocan en sus rosarios o los cuelgan en la pared de sus hogares.

Pero la forma más común del uso de la cruz y la medalla de San Benito es usándola. La medalla se puede llevar por sí misma o incrustada en un crucifijo.

Independientemente de cómo se utiliza, la medalla de San Benito siempre debe ser bendecida con el rezo. Antiguamente, sólo los benedictinos podían bendecir la medalla, ahora cualquier sacerdote puede hacerlo. Si usted no tiene una medalla de San Benito, puede obtener en cualquier lugar donde vendan artículos religiosos católicos.

Además, también están los asombrosos rosarios de combate, creado por el Padre Richard Heilman, siendo las armas espirituales finales, vienen con una medalla de San Benito adjunta (estos rosarios deben estar en el arsenal de cada uno).

Si usted no aún no tiene la cruz y la medalla de San Benito, le recomiendo conseguir una. Es una protección básica, es como un poderoso chaleco a prueba de balas de los sacramentales.

Oración para bendecir la medalla

Según la tradición, la medalla de San Benito que contiene una oración para la protección del mal debe ser bendecida exclusivamente por su sacerdote. Se le conoce como la oración de exorcismo a la medalla de San Benito.

A continuación  la oración de exorcismo de la medalla:

Sacerdote: Nuestra ayuda nos viene del Señor
Laico: Que hizo el cielo y la tierra.
Sacerdote: Te ordeno, espíritu del mal, que abandones esta medalla, en el nombre de Dios Padre Omnipotente, que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos se contiene. Que desaparezcan y se alejen de esta medalla toda la fuerza del adversario, todo el poder del diablo, todos los ataques e ilusiones de satanás, a fin de que todos los que la usen gocen de la salud de alma y cuerpo. En el nombre del Padre Omnipotente y de su Hijo, nuestro Señor, y del Espíritu Santo Paráclito, y por la caridad de Jesucristo, que ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos y al mundo por el fuego.

Bendición
Sacerdote: Señor, escucha mi oración
Laico: Y llegue a tí mi clamor

Sacerdote: Oremos. Dios omnipotente, dador de todos los bienes, te suplicamos humildemente que por la intercesión de nuestro Padre San Benito, infundas tu bendición sobre esta sagrada medalla, a fin de que quien la lleve, dedicándose a las buenas obras, merezca conseguir la salud del alma y del cuerpo, la gracia de la santificación, y todas la indulgencias que se nos otorgan, y que por la ayuda de tu misericordia se esfuerce en evitar la acechanzas y engaños del diablo, y merezca aparecer santo y limpio en tu presencia. Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor. Amén


Material aportado generosamente por:

https://www.pildorasdefe.net/aprender/fe/medalla-san-benito-asombrosa-arma-para-combate-espiritual-aprender-uso

Oración para bendecir la medalla de San Benito


Deja un comentario!