Por Sathya Sai Baba

Hoy en día el amor no encuentra lugar en el corazón humano, ya que éste está lleno de deseos.

Donde hay fe, hay amor,
donde hay amor hay paz,
donde hay paz hay verdad,
donde hay verdad está Dios,
así que desarrollen la fe en Dios.

Ayer alguien me preguntó cómo desarrollar fe. Le contesté, la fe es una forma de vida. Es algo natural al hombre.

El mismo sentimiento de Yo soy significa fe. Yo soy significa yo existo. El mismo Soy (existencia), denota fe, sin fe en vuestra existencia, no pueden vivir ni por un momento en el mundo.

La verdad, el sacrificio y la rectitud constituyen la naturaleza humana.

La verdad es Nithi (moralidad), el Dharma es Rithi (código de conducta) y el sacrificio es Khyathi (reputación). La combinación de todas es Manava Jathi (la raza humana).

El hombre no puede ser llamado ser humano basado en la forma, deben adherirse a la verdad, sostener el dharma y desarrollar espíritu de sacrificio para merecer el título de “ser humano”.

Visualicen la unidad entre todos los seres
y condúzcanse con compasión en vuestros corazones.
Con intenso anhelo contemplen a Dios
por lo menos una vez al día.

Sólo entonces podrán tener la visión de Dios.
Dios existe, pero Él no puede ser visto por el simple ojo.
El puede ser visto sólo cuando se liberan de las ilusiones mundanas.
¿Cuál es el estado hoy?

“El hombre está extasiado cuando tiene riqueza
y es sacudido por la pesadumbre cuando la pierde.
Se entrega a la pompa y a la ostentación
y pierde todo en el proceso.

Abriga formas y medios dudosos,
Así como la tierra gira alrededor del sol,
él gira alrededor del dinero!” (Poema Télugu).

El dinero no es importante, la gracia divina es la verdadera riqueza, alcancen esto y habrán alcanzado todo. El carácter es importante, no la riqueza, pero el hombre está malgastando su vida ansiando la riqueza. No hay duda de que el dinero es necesario, pero dentro de ciertos límites. Ocupen su tiempo sirviendo a otros. Amen a sus compañeros. Entréguense a Dios. Nada supera al amor divino. El mundo entero está permeado de amor. Los Vedas declaran:

“Anthar Bahischa Tat Sarvamvyapya Narayana Sthithaha” (“Ese Dios todo penetrante y presente, está dentro y también afuera”)

Todos los nombres y formas Le pertenecen. Los nombres y las formas pueden variar, pero el Atma es la misma en todo. Reconozcan la unidad de todos los seres. Eso dará como resultado el amor universal. El mundo es una mansión. Todo pertenece a la casta de la humanidad. La unidad debe prevalecer en tal mansión.

Fuente: Discurso del 28 de Julio de 1999

Deja un comentario!