Por Sathya Sai Baba

El amor conduce a la inmortalidad

Dios es el creador de este mundo, Él es la deidad que preside la acción (Karmadhyaksha). No se puede tener una mesa a menos que haya un carpintero que la haga, no se puede edificar una casa, a menos que haya un constructor. De la misma manera, para todo hay un creador; todo lo que se ve, móvil o inmóvil, es la creación de Dios; esta es la razón por la cual Él es alabado como “Karmadhyakshaha”. El gobierna cada actividad.

Hoy en día los aspirantes espirituales emprenden varios tipos de Sadhana (práctica espiritual), tales como meditación, penitencia, yoga y recitación de himnos védicos. El amor debería ser la corriente subyacente a todos estos ejercicios espirituales, de otro modo, será una clara pérdida de tiempo. No existe beneficio alguno en repetir mantras, si no están acompañados de un sentimiento de amor. Los Vedas declaran:

“Na Karmana Na Prajaya Na Dhanena Thyagenaikena amritatwamanasuhu”
“Ni la riqueza, ni la progenie, ni las buenas acciones pueden conferir la inmortalidad. Se alcanza únicamente a través del sacrificio”

La inmortalidad no es otra cosa que amor. El amor es nectarino, infinito y todo bienaventuranza. Hoy en día la gente no hace el más mínimo esfuerzo por entender este principio de amor. Es solamente el poder del amor lo que puede anular una maldición o un pecado. Es sólo el amor lo que puede remover todos los sentimientos amargos y aumentar la dulzura de la vida.

Se espera que cada ser humano sea un amigo y que desee el bien para el mundo, pero este sentimiento de amistad y amor falta en el hombre de hoy. Así como la abeja extrae el néctar de la flor amarga, de la misma manera el hombre debería ser capaz de ver lo bueno en todas las cosas. Deben ser capaces de extraer el agua de la felicidad incluso de la fuente de la miseria, esa es la verdadera cualidad del amor. El placer es un intervalo entre dos dolores; el placer y el dolor coexisten en la creación misma de Dios; tomen por ejemplo cómo Dios ha creado al cuerpo humano. El rostro resplandeciente y hermoso tiene una oscura cabellera encima, pero, en realidad esto aumenta la belleza del rostro; de la misma manera, el placer tiene valor sólo cuando el dolor está asociado a él. Lo bueno y lo malo coexisten en todo, pero hoy , el hombre no se siente atraído por lo bueno, ve sólo lo malo en todo.

Cada acción está bajo el control de Dios. La Tierra gira alrededor de sí misma a razón de 29,772 kilómetros por segundo y le toma un año, girar alrededor del Sol. La luz viaja a una increíble velocidad de 300.000 kilómetros por segundo y le toma 2.200.000 años dar vuelta al universo. De acuerdo al Vishnu Sahasranama Stotra, el universo entero es la verdadera forma de Vishnu (Viswam Vishnuswarupam). Aun si el hombre viajara a la velocidad de la luz, le tomaría 2.200.000 años circunvalar al Señor Vishnu. ¿Quién puede vivir por un período de tiempo tan largo? Debido a los efectos malignos de la Edad de Kali, el hombre no puede siquiera vivir cientos de años, ni pensar en 2.200.000 años! Sin embargo, es posible ir alrededor del Viswa Swarupa (Dios en forma de universo) en un segundo, porque es el amor lo hace esto posible. La velocidad del amor es tal que puede circunvalar el universo en un segundo. La velocidad de la luz puede ser estimada, pero no así la del amor. El hombre ha puesto barreras alrededor de tan trascendental e infinito amor, el cual está utilizando para propósitos triviales; esta es la razón por la cual el mundo se ha tornado caótico. La gente puede atribuirle varias razones a la falta de paz y seguridad en el mundo, pero la causa principal es que el hombre no es capaz de desarrollar amor dentro de él y no está haciendo ningún esfuerzo en tomar conciencia de la presencia del amor infinito, inmortal y nectarino dentro de él. Cubran sus pensamientos, palabras y obras con amor. Dejen que sus vidas se llenen de amor. Nada más se requiere para tener la visión de lo Divino (Satshatkara). Dios es amor, vivan en amor.

Fuente: Discurso del 28 de Julio de 1999

 

Deja un comentario!