Por Sathya Sai Baba

El interés propio es la razón de todos los problemas. Hoy la vida humana está plagada de problemas.

Las personas están confundidas con respecto a lo que deberían creer y lo que deberían rechazar; lo que deberían hacer y lo que deberían evitar. El hombre ha perdido la capacidad de discernir entre lo perdurable y lo efímero. Él cree en lo irreal y no tiene fe en aquello en lo que debería creer. La razón es el interés propio.

El mundo se transformará sólo cuando se reforme la conducta humana. El proceso de cambio tiene que comenzar en las mentes de los hombres. La mente es un montón de pensamientos.

Los pensamientos conducen a la acción. Y las acciones son la causa del estado del mundo. Cuando los pensamientos van por mal camino, las acciones también son impropias. El estado del mundo, lo bueno y lo malo, dependen de la conducta de los individuos. No hay nada malo con el mundo en sí mismo. Los malos deseos del hombre son la causa de su infelicidad. Por lo tanto, mantengan sus mentes siempre puras e inmaculadas. Impidan rigurosamente la entrada a todos los malos pensamientos recitando el nombre del Señor.

Desarrollen la capacidad de adaptación El hombre está lleno de alegrías y penas y tiene que soportarlas así como soporta el calor y el frío. Vivir en el mundo completamente libre de problemas no es posible. Reconociendo la diferencia entre lo bueno y lo malo, tienen que llevar una vida equilibrada. Los estudiantes necesitan urgentemente tal comprensión y capacidad de adaptación. Cuando desarrollen la comprensión correcta, la adaptación será fácil de lograr.

A quienquiera que le pregunten, ya sea un millonario o un mendigo, un niño, un hombre o una mujer, cada persona se anuncia a sí misma como “Yo soy fulano de tal”. Este “Yo” que es común a todos es el principio del Atma. Es común a todos, más allá de la disposición de ánimo y la condición. El método Vedántico para alcanzar la Unidad mediante el proceso de Neti (“no es esto, no es esto”) también conduce a la misma verdad Átmica. El “Yo” existe en cada uno. Cuando hayan cultivado este “Ekatma bhava” –la unidad espiritual de todos– no habrá lugar para las diferencias y la discordia. Entonces sentirán que cuando lastiman o culpan a otros, se están lastimando o culpando a sí mismos.

Discurso del 1 de Junio de 1991

Deja un comentario!