¿Qué es el aura? Cómo aprender a percibirla y protegerla. Guía y técnicas. 8 formas sencillas de purificarla

Cuando vamos a la escuela, entre otras muchas cosas, aprendemos sobre los diferentes sistemas del cuerpo y sus funciones. La información que integramos sobre los sistemas endocrino, respiratorio, circulatorio, nervioso y reproductivo nos permite comprender mejor cómo funciona nuestro cuerpo, dándonos también algunas claves sobre qué aspectos debemos cuidar para mantenerlo en óptimo estado. Esto es muy razonable porque después de todo cuidar nuestro cuerpo y su salud es nuestra responsabilidad pero, interesantemente, no hemos aprendido de la misma manera sobre nuestro cuerpo sutil o energético.

Ello obedece a diferentes razones: por un lado su invisibilidad para el ojo humano hace que dudemos seriamente de su existencia; por otro lado ese razonamiento proviene de un paradigma ideológico derivado de ciertos eventos históricos que han moldeado el mundo tal y como lo conocemos. Antes que nada vale la pena recordar que al igual que las ondas de radio, televisión y Wi-Fi que están a nuestro alrededor constantemente pero que no vemos, este campo electromagnético no se expresa dentro del espectro visible para el ojo humano, lo cual no significa que no exista. En segundo lugar es oportuno recordar que conforme la ciencia comenzó a hacer avances cada vez mayores en el conocimiento del mundo que nos rodea emergió un conflicto con las instituciones religiosas, que fue mediado a través de una repartición de las áreas de conocimiento: la ciencia estudiaría las leyes naturales del mundo material y la iglesia se dedicaría a todo lo que abarcara el mundo del espíritu, lo invisible.

Desafortunadamente esto ha dado lugar a numerosas confusiones que han moldeado la forma en que nos vemos a nosotros mismos y al mundo, de tal manera que al concentrarnos excesivamente en el mundo material y nuestra propia dimensión material nos desconectamos de nuestra dimensión espiritual, sutil e invisible para nuestros ojos pero que constantemente nos da información sobre nosotros mismos y los objetos y seres que nos rodean. Además, a través del sistema de chakras y el aura nos conectamos con la Tierra, la divinidad mediante nuestro ser superior y los otros seres, que en realidad también somos nosotros, lo cual nos conecta a la conciencia de unidad con todo lo que nos rodea. Por esta razón, enteder este sistema es crucial para lograr nuestro equilibrio y desarrollo espiritual, mental y físico. Este cuerpo o sistema está conformado por diferentes componentes y los dos principales son el aura y los chakras.

El aura 

El aura es un campo de energía eléctrica que emana de nuestro cuerpo y forma una suerte de burbuja o huevo áurico. Está conformado de varias capas que provienen de los chakras.

Los chakras 

Son vórtices de energía en diferentes puntos del cuerpo.  Los colores que se pueden ver en el aura están basados en las vibraciones que se expresan a través de los chakras, de tal manera que la información del aura cambia constantemente, reflejando estados físicos y emocionales. Además, las principales funciones del cuerpo energético o sutil son protección e intercambio de información.

Protección

El aura forma una barrera de energía entre tu cuerpo físico y el resto del mundo. Cuando está sana, logra aislarte de las diferentes energías que te rodean. Por otro lado, cuando su salud se ve vulnerada podemos sentirnos ansiosos, atacados y confundirnos al experimentar constantemente emociones, pensamientos y conflictos de otros.

Intercambio de información

El aura es como un campo interactivo con mucha información de todo tipo, incluida tu salud física o tu estado emocional, tus pensamientos e intenciones, cómo te sientes con respecto a ti mismo u otras personas y un largo etcétera. El aura de cada persona recibe información de todo lo que le rodea, tanto personas como animales, plantas, guías y lugares. También nos permite influenciarlos, tal y como Ramana Maharishi indicó cuando dijo:

Un iluminado emana ondas de influencia espiritual desde su aura que atraen a muchas personas hacia a él. Pero él puede sentarse en una cueva y mantener completo silencio.

Quizá la próxima vez que pensemos en nosotros lo podamos hacer desde un punto de vista más amplio y recordar las palabras del reconocido neurocientífico Oliver Sacks:

Tenemos cinco sentidos que glorificamos, reconocemos y celebramos, sentidos que constituyen el mundo sensible para nosotros. Pero hay otros sentidos, sentidos secretos, sextos sentidos, si así lo desean, igualmente vitales pero no reconocidos y descartados.

El Aura se define como una irradiación luminosa o halo de energía que se percibe alrededor de todos los seres vivos. Se puede ver en detalle por personas que han desarrollado la facultad de percibirlas, sin embargo, todas las personas podrán verlas con un poco de práctica. El aura es el contorno del cuerpo espiritual y está compuesta de energía a una frecuencia vibratoria más alta de la que nuestros sentidos son capaces de percibir.

Algunos pasos sencillos te harán ver las auras en poco tiempo. Puedes aprender mucho sobre alguien a partir de su aura, y puedes dar y recibir mucho también, a través de la transferencia de energía de un aura a otra.

Conoce más sobre el Aura y aprende a verla:

El aura puede ser vista como un halo blanco de cuerpo entero. Si la persona que se está viendo tiene bajas energías vitales, o si la persona que la está viendo es un principiante, entonces las energías pueden parecer vapores de energía tenues o claros, a veces en movimiento.

Para algunos, la textura del aura se asemeja al aire caliente ondulante que se eleva sobre una carretera caliente bajo un sol intenso. El aura usualmente se extiende por lo menos a una pulgada alrededor del cuerpo, pero puede incluso extenderse por varios pies o ser inexistente. También se pueden ver diferentes colores.

El aura es “PRANA” (la energía universal), al igual que el cuerpo espiritual y todo lo que vemos a nuestro alrededor es energía universal. Todas las cosas están hechas de prana y por lo tanto tienen un campo de energía.

Las auras de los seres con un cuerpo espiritual manifestado y adherido son mucho más fáciles de percibir, debido al mayor foco de energía en ellas. Aquí se podría evidenciar la diferencia en el aura, entre un animal y un objeto.

Una de las razones por las que las personas y los animales son tan aficionados al tacto se debe en parte a la transferencia de energía del aura. Disfrutamos acariciando a nuestras mascotas, abrazando a nuestros hijos, y aún más cerca, teniendo contacto piel a piel con nuestra pareja.

Piensa en la diferencia en la sensación que obtienes al tocar a alguien o darle un beso, en comparación con estar cerca de ellos, realmente piénsalo, ¿no sales con mucha más energía y vitalidad al experimentar el contacto? Sus auras se han entrelazado y transferido energía de una a otra.

Dado que es nuestro cuerpo espiritual el que crea el aura que vibra a una frecuencia energética más alta, podemos ajustar nuestros sentidos para detectarlo. Nuestro cuerpo espiritual está sintonizado para ver el aura, así que debemos aprovechar las habilidades de nuestro cuerpo espiritual para entrenar los sentidos de nuestro cuerpo físico.

Cuando meditas, haces yoga, inicias contacto con el reino de los espíritus, rezas (a un Dios o creador de tu preferencia) o cualquier otra experiencia espiritual, tu aura se agranda.  Aquellos que perciben las auras observan claramente su crecimiento y cambios de color.

Al alinearse con las energías espirituales en el reino de los espíritus, tu aura puede brillar de un blanco brillante para que coincida con la intensa frecuencia de luz y amor del lado superior.

Las brechas en el aura de una persona pueden aparecer si hay problemas con el cuerpo físico. Por ejemplo, una persona con una lesión en la espalda puede presentar un aura incompleta en el área de la espalda, esto se debe a que las energías en esa área están extremadamente agotadas.

El aura consiste en colores. Si haces brillar luz blanca a través de un prisma, se divide en los siete colores del arco iris, los mismos que los siete colores de los chakras que corren por el centro de nuestro cuerpo espiritual.

El cuerpo espiritual está compuesto de una energía de luz de alta vibración, así que tiene sentido que pueda filtrarse en uno o más colores dependiendo de las circunstancias de los pensamientos y emociones que se manifiestan.

Un amarillo vibrante podría representar la amistad y la aceptación de los demás, pero un amarillo apagado es un bloqueo en el chakra amarillo, un ego excesivo y una inclinación hacia el poder o la manipulación. Un aura negra es la ausencia de amor-luz, representando un alma deprimida e infeliz.

Es bueno recordar que así como la apariencia física de cada persona es diferente, cada espíritu es diferente y se equilibra de manera diferente. Por lo tanto, leer el aura de una persona puede dar diferentes interpretaciones a otra.

Tus emociones cambian a lo largo del día, y tu perspectiva cambia en ciclos más grandes a medida que atraviesas la vida. Los colores y la intensidad de tu aura también cambian junto con los niveles de energía, polaridades y distorsiones con el tiempo.

Técnicas para ver el Aura:

Antes de la guía paso a paso, es útil conocer las nociones fundamentales detrás de la visión de las auras. La clave es tener los ojos relajados y desenfocados. Más el uso de la visión periférica que también está desenfocada. Al dejar que los ojos se relajen un poco, la energía del aura puede aparecer.

Esto sucede por dos razones, en primer lugar, la energía del aura es de mayor frecuencia, efectivamente de otra dimensión. Sólo fuera de foco parece reunir masa y hacerse visible.

En segundo lugar, es posible que, dado el enfoque más suave de los ojos físicos, el ojo de la mente (chakra índigo o glándula pineal) pueda contribuir a la visión percibida.

El ojo de la mente, perfectamente capaz de ver las frecuencias más altas de la energía, superpone sus percepciones sobre la percepción del ojo humano, creando una imagen más veraz y multidimensional, la del aura que rodea el cuerpo humano. El ojo mismo de la mente es su puerta personal a las dimensiones superiores de la existencia.

Guía paso a paso para ver el Aura:

1. Pon una vela en un lugar seguro contra incendios en una habitación oscura.

2. Siéntate a unos metros de la vela con la espalda hacia ella.

3. Ten una superficie oscura frente a ti como una mesa de madera. Coloca un paño o papel oscuro sobre la mesa para asegurarte de que esté oscuro y sin brillo.

4. Coloca tu mano sobre la superficie oscura y obsérvala.

5. Concéntrate en la palma de la mano para que las áreas circundantes queden en la visión periférica y, por lo tanto, desenfocadas.

6. Suaviza el enfoque de tus ojos. La oscuridad ayuda con esto. Relaja el cuerpo y los músculos de los ojos un poco.

Después de unos minutos es probable que empieces a ver un halo de energía alrededor de tu mano, puede ser claro, ondulante o tenue la primera vez que lo intentes.

Si tienes una visión deficiente en la oscuridad, o simplemente prefieres hacer esto, intenta el mismo ejercicio en una habitación normalmente iluminada. Ten papel blanco (no reflectante) sobre la mesa frente a ti y mira tu mano de la misma manera.

El aura puede desaparecer y reaparecer si mueves los ojos o parpadeas. Esto es normal porque tu cerebro está reajustando el enfoque de tus ojos, así que necesitas relajar tu visión una vez más.

Cómo sentir tu Aura:

Una cosa rápida para que la pruebes… Puedes sentir tu aura haciéndola rebotar contra sí misma.

1. Extiende las manos frente a ti, con las manos juntas y las palmas tocándose.

2. Separa las manos unas 4 pulgadas y luego hazlas rebotar juntas sin tocarlas, así como aplaudir pero no dejes que tus manos se toquen, deten el movimiento a una pulgada de distancia.

¿Puedes sentir tus manos rebotando lejos una de la otra? ¿Como si hubiera una bola blanda entre ambas? Se siente similar a dos imanes de la misma polaridad que se repelen el uno al otro.

Conocer sobre la forma de percibir y sentir nuestra aura nos acerca mucho a la experiencia de vivir nuestra energía vital (prana), al permitirnos ser más conscientes de que somos mucho más que un cuerpo mental y un cuerpo físico, somos un cuerpo espiritual, cuya energía vital (prana) no tiene límites que la separen de la energía universal (prana) siendo ambas parte de la misma energía, evidencia nuestra indiscutible unión con todo lo creado, confirma y reafirma la idea ancestral de que todos somos uno.

Aprende A Realizarte Una Limpieza Del Aura 

La limpieza del Aura es muy necesaria… Veamos por qué. A veces parece que todo está empezando a desmoronarse: sientes apatía, depresión y tu sistema inmunitario se debilita tanto que puedes contraer una enfermedad tras otra. La razón no es difícil de establecer: un colapso en el Aura.

Si de repente has caído en lo que pareciera ser una serie de situaciones negativas, esto se debe a los agujeros que se forman en  el aura, y que son originados por cualquier situación negativa involuntaria (mal de ojo), por haber sido sometida a una cirugía, o por estrés severo, entre otras causas.

¿Por qué necesitamos una limpieza de Aura?

Todas las cosas negativas que suceden en nuestras vidas se acumulan en forma de energía negativa muy pesada. Este último se reúne en un biocampo y tiene una gran influencia en los eventos que tienen lugar en nuestras vidas. Por lo tanto, es muy importante hacer la limpieza del aura, ya que al hacer esto eliminamos el exceso de energía negativa y armonizamos nuestra condición.

Señales de que necesitas limpieza de Aura:

  • Fatiga;
  • Apatía;
  • Depresión;
  • Irritabilidad;
  • Enfado;
  • Cansancio;
  • Sintiendo que no tienes energía;
  • Sistema inmune débil y facilidad en la captura de enfermedades.

Señales de tener un Aura limpia:

  • Calma
  • Estado equilibrado
  • Te sientes inspirado y motivado
  • Sin problemas
  • Buen sueño
  • Siempre te levantas descansado por las mañanas
  • Te sientes lleno de energía todo el día
  • Buena salud y bienestar.

¿Con qué frecuencia debemos hacer la limpieza del Aura?

No deberías ser un fanático de la limpieza. Puede convertirse en una manía dolorosa. Si todo lo que haces es pensar en la limpieza del aura todo el día, te vuelves paranoico con la energía negativa.

Debes limpiar el aura cada vez que sientas que algo anda mal. Por ejemplo, cada vez que te sientes malhumorada, enferma, molesta, irritada, cansada sin una razón en particular, peleas con otras personas, pierdes dinero, etc. Ahí es cuando es hora de acordarte de limpiar tu aura.

8 Formas sencillas de hacer la limpieza del Aura:

1. Sonando campanas:

Las campanas sonoras tienen un efecto curativo muy fuerte. Este método se conoce desde la antigüedad. El hecho de que la campana produzca vibraciones de alta frecuencia, que “asusta” problemas de baja frecuencia: virus, bacterias y otros microorganismos, mejora la circulación sanguínea y simplemente crea un buen estado de ánimo, aumenta la energía.

Puedes usar una pequeña campana de metal para limpiar tu aura. Solo haz sonar tan fuerte como sea posible con la intención de deshacerte de cualquier negatividad y limpiar tu aura. También puedes tocar la campana en tu habitación (o en cualquier otra habitación) y se limpiará su energía.

2. Sal marina:

La sal se ha utilizado desde la antigüedad para purificar las maldiciones y la magia negra . Hay muchas maneras de tratar los agujeros de aura con sal marina. Todo depende de dónde se formó el colapso. Por ejemplo, si tienes un dolor de cabeza muy fuerte, lo más probable es que tengas un orificio de aura en el área de la cabeza.

En este caso, aplica una toalla empapada en una solución salina en la frente y sostenla durante 10-15 minutos. En caso de malestar general, debes tomar baños rituales de sal marina una vez al día. Fortalecerá tu sistema inmune y ayudará a ajustar los agujeros del aura.

3. Emociones:

Recuerda que las fallas en el aura también pueden ocurrir a partir de tu propia negatividad, que se acumula dentro de ti. Tienes que deshacerte de cualquier pensamiento y emoción negativos que puedas tener. Intenta aceptarte a ti misma y a los demás tal como son.

 

Muchos sanadores afirman que cualquier palabra profana pronunciada por una persona causa una microgrieta en su aura. No hables mal, trata de no expresar enojo. Redirige la energía que gastas en el odio al medio ambiente, en el amor por tu familia. Y luego, sin dudas, todo estará bien.

4. Ducha fría:

Muchos sanadores recomiendan tomar duchas frías. Ayuda con la limpieza del aura y da vivacidad y salud. Mientras tomas duchas de agua fría, debes eliminar mentalmente todos los restos de energía de tu aura. Deja que el agua lave cada milímetro de tu cuerpo: desde la parte superior de la cabeza hasta los pies.

Observa cómo el agua fluirá hacia el desagüe y salpicará a tus pies. En este caso, toma una respiración profunda y visualiza cómo toda la energía negativa te deja, llevada por el elemento agua.

5. Sahumerio o inciensos:

Para la fumigación necesitas hacer un sahumerio en el espacio a tu alrededor, usando el humo de varias plantas herbáceas (lavanda, salvia, bisonte y otras), palo santo o cualquier incienso. Si lo deseas, puedes inhalar una pequeña cantidad de humo (este método no es adecuado para personas que sufren de asma).

También puedes meditar con inciensos colocando uno de ellos frente a ti, otro detrás de ti y dos más, a la izquierda y a la derecha. Medita en la limpieza del aura y deja que los inciensos ardan a tu alrededor. Una vez que se queman, puedes terminar tu meditación.

6. Visualización:

Imagina que hay una bola de fuego colgando sobre tu cabeza. Esta bola es una poderosa concentración de energía pura y ligera. Visualiza cómo la pelota ingresa a tu cuerpo. Necesitas la visualización más precisa y detallada en este punto. Lentamente dibuja la bola desde la parte superior de la cabeza hasta los pies varias veces. Siente que la bola de fuego quema todos los problemas acumulados en tu aura.

Haz esta visualización siempre que te sientas necesitado.

7. Peinarse con las manos:

Debes lavarte las manos y secarlas. Luego coloca los dedos como un peine y comienza a peinar el aire alrededor de tu cuerpo en la dirección de arriba hacia abajo. No olvides utilizar tu intención: limpiar tu aura. Mientras te “peinas” puedes leer mantras, oraciones o afirmaciones .

Hazlo tantas veces como lo necesites. Luego lávate las manos bajo el flujo de agua para eliminar la energía que se les atribuye.

8. Mantra:

OM SRI RAMA JAYA RAMA JAYA JAYA RAMA

Este mantra limpia y armoniza tu aura; protege del mal de ojo y el daño, e incluso limpia el entorno que te rodea. Enciende una vela y lee este mantra 108 veces.

¿Cómo proteger el Aura de absorber energía negativa?

Hay algunas reglas simples que es necesario realizar estrictamente:

  • Nunca dejes platos sin lavar después de las visitas de los invitados. Inmediatamente después de su partida, lava bien los platos con agua corriente, limpia el suelo y las superficies horizontales con un paño húmedo para eliminar cualquier energía negativa accidental que quede.
  • El artículo o la ropa nuevos comprados o donados no se deben usar sin una limpieza o fumigación previa. Si no lo haces, te arriesgas a perder energía y a crearte problemas kármicos innecesarios.
  • Cuando llegues a casa, asegúrate de limpiarte los zapatos, ducharte y vestirte con la ropa de casa.
  • Trata de estar siempre en buena forma física y evita situaciones estresantes.
  • Duerme lo suficiente y descansa.
  • ¡Disfruta la vida!
Debes recordar que mantener tu aura pura es tan importante como mantener limpio tu cuerpo físico. Intenta ser siempre consciente de con qué tipo de energía y personas te rodeas. No olvides realizarte una limpieza del aura cada vez que no te sientas bien. Si conoces la condición de tu energía, siempre puedes evitar un efecto negativo causado por problemas con tu aura.

Fuentes: renaceralavida.com y harmonia.la

Autor entrada: Padme

Deja un comentario!