Para la antigua tradición hindú, Dios encarna en la Tierra de Era en Era para salvar a la humanidad y restaurar el Dharma perdido. En la celebración de Sri Rama Navami, la India festeja la encarnación divina, en la antigüedad remota, del Avatar Rama. «Rama no era un individuo ordinario. Él era en verdad Dios que encarnó sobre la tierra para el bienestar de la humanidad», explica Sri Sathya Sai Baba. “Miles de años han pasado desde el advenimiento del Treta Yuga, sin embargo, ahora cada cual, desde los niños hasta los mayores recuerdan el nombre de Rama. La gloria del nombre de Rama es tal que no ha disminuido ni un poco con el paso del tiempo. Esto debe ser reconocido por todos. Rama es el nombre dado a una forma, pero el nombre Rama no está limitado a una forma. El Atma es Rama, y su verdadero nombre de Atmarama. Por lo tanto, cuando quiera y dondequiera que recuerden el nombre Rama, Rama está allí con ustedes, en ustedes, alrededor de ustedes».

Sigamos leyendo a Sai Baba sobre la importancia del Avatar Rama:

¡Encarnaciones del Amor! Rama es uno, lo identifiquen con el Atma o con la forma instalada en su corazón. Cada año viene el festival de Sri Rama Navami. Pero hasta ahora no hemos comprendido su verdadero significado. Ustedes identifican a Rama con una forma. Pero Rama no está limitado a ninguna forma particular. Es el nombre que está latente en su corazón. Muchos cambios y variaciones siguen ocurriendo en el mundo, pero el nombre de Rama es inmutable, eterno, inmaculado e inmortal. Rama no era un individuo ordinario. Él era en verdad Dios que encarnó sobre la tierra para el bienestar de la humanidad. La gente llama a Dios por muchos nombres como Rama, Krishna, Ishvara y Mahadeva. Todos son los nombres de un solo Dios. Deben reconocer la gloria de este nombre. El Sabio Vasishtha dijo, “Ramo Vigrahavan dharma” que significa “Rama es la personificación del Dharma”. El Dharma mismo encarnó en la forma de Rama. Deben seguir el Dharma. ¿Qué dharma deben seguir? No sigan el dharma asociado con su mente. Sigan el principio del Dharma que viene de su corazón. (1)

Rama predicó al mundo esta verdad básica. Enseñó al mundo los deberes de la vida cotidiana, los deberes sociales y las obligaciones familiares. Esta triple corriente de deberes es el mensaje del Ramayana. Quien se baña en esta corriente queda absuelto de sus pecados y es redimido. Todos deben leer y releer una obra tan grande como el Ramayana y vivir de acuerdo con sus enseñanzas.

Las grandes cualidades de Rama son innumerables Es imposible describir la grandeza de la vida de Rama. Las grandes cualidades de Rama son innumerables.

Valmiki escribió el Ramayana mientras Rama aún regía en su reino. Rama gobernaba Ayodhya en ese tiempo. ¿Qué significa “Ayodhya”? Simboliza el lugar que no puede ser penetrado por fuerzas malignas y es invencible. Ese lugar es el corazón. Es el lugar en el que Rama reside.

Hoy lo que se necesita es convertir a cada corazón humano en un Ayodhya. Este debería estar libre de todo tipo de contaminación. Debería ser puro y firme. Entonces habrá cabida en él para la historia de Rama. (2)

El Ramayana no es simplemente la historia de Rama. Rama + Ayana es Ramayana. Ayana significa “senda”. El significado interno del Ramayana es que se ha de seguir la senda mostrada por Rama.

Desde el instante del nacimiento, el hombre se dedica a diversas actividades para preservar su forma de vida y alcanzar sus objetivos. Al nacer, el hombre no tiene malas cualidades y es completamente inocente. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, debido al tipo de alimento que consume, las alteraciones en su estilo de vida y las personas con quienes se vincula, su vestimenta y sus hábitos cambian. También desarrolla gustos y aversiones. Después de recibir “educación”, desarrolla ego y orgullo, pasión y otras cualidades malas, que lo dominan totalmente.

El hombre se vuelve esclavo de sus deseos En consecuencia, el hombre comienza a engañarse pensando que lo sabe todo y que no hay nadie mejor que él. Lleno de la arrogancia de la juventud, mira a los demás con desprecio. Sin embargo, si el hombre quiere vivir como un ser humano, tiene que vencer muchas dificultades. Tiene que superar los obstáculos que enfrenta. El mensaje principal del Ramayana indica que los deseos deberían limitarse rigurosamente. Hay que santificar la vida humana controlando los sentidos, regulando la mente y utilizando el intelecto.

La cualidad que es la esencia vital del objeto revela su Dharma. Por ejemplo, la cualidad básica del fuego es quemar, y ese es su Dharma. Cuando el fuego pierde su capacidad de quemar, deja de ser fuego y se convierte en mero carbón. La dulzura es la cualidad inherente del azúcar. Si el azúcar pierde su dulzura, ya no es azúcar sino arena. La flor de Champaka posee la cualidad natural de exudar fragancia. Si no hay fragancia en ella, no es Champaka.

Del mismo modo, la cualidad de Ananda que fluye del corazón del hombre es su Dharma inherente. Sin embargo, hoy, a causa de los logros externos, el hombre olvida esta naturaleza inherente. Para todos, ya sean educados o no, hay un Dharma en común: Deben mostrar a los otros el mismo honor y la misma consideración que esperan que otros les demuestren para poder sentirse felices. No hagan a otros aquello que a ustedes les causaría dolor e infelicidad.

Actúen con los demás como les gustaría que actuaran con ustedes Esto significa que no deben causar daño a otras personas, pues no desean que les hagan daño a ustedes. Este es el Dharma natural que concierne a todas las personas en la vida mundana. No todos pueden comprender o seguir el Vaidik Dharma (las Leyes de la Religión Eterna). Por lo tanto, en la vida diaria, hay que seguir el principio simple de actuar con los otros como les gustaría que los otros actuaran con ustedes.

Sin embargo, advertimos en la mayoría de las personas, en la actualidad, un egoísmo y egocentrismo desenfrenados. Mientras que los individuos quieren ser respetados y honrados por otros, ellos mismos no muestran respeto ni consideración por los demás. El Dharma no es movimiento en una sola dirección. Implica dar y recibir.

Hoy el espíritu de sacrificio está ausente. La lección principal del Ramayana es la disposición para el sacrificio. Sólo a través de Thyaga (renunciación o sacrificio) puede uno alcanzar el Yoga (la unidad con la Divinidad). El Ramayana proclama el ideal del sacrificio.

Las historias de vida de Rama y Krishna son verdaderos tratados de rectitud, obras sagradas. Enseñaron a la humanidad cómo sublimar la vida humana. El mensaje es claro: la vida ha de ser santificada observando la Verdad, practicando la Rectitud, expandiendo el Amor a todas partes y permaneciendo siempre en Paz.

Hoy no debería celebrarse simplemente el aniversario del nacimiento de Rama. El día en que instalen en sus corazones la senda establecida por Rama será el verdadero cumpleaños de Rama. La celebración de los días sagrados no debe significar un buen banquete.

Procuren que las enseñanzas de los Avatares se vuelvan parte de su vida. Sigan la senda marcada por ellos. Sólo entonces la celebración tendrá algún sentido. Sus vidas también serán santificadas. (3)

 

(1) Sri Sathya Sai Baba, 27 de Marzo de 2007.
(2) Sri Sathya Sai Baba, 16 de Abril de 1997.
(3) Sri Sathya Sai Baba, 26 de marzo de 1988.

 

Deja un comentario!