Enseñanzas de Sai Baba: «La Madre Tierra es la personificación de todos los poderes que protegen y sostienen a todos los seres»

Por Sathya Sai Baba

Todos dicen que Dios es responsable por la creación, mantenimiento y disolución del mundo. ¿En qué formas funciona Dios mientras realiza estas tres actividades? Los cinco elementos son las formas de Dios. Nada existe sin los cinco elementos. Dios no tiene una sola forma o nombre. Los cinco elementos constituyen la Divinidad.

Tomen por ejemplo, la tierra. Todos los poderes que están inmanentes en la creación están latentes en la tierra. La tierra no puede describirse con un simple esbozo o dibujo pues varias entidades como las montañas, colinas, ríos, océanos, aldeas, etcétera, están presentes en ella. En consecuencia, la tierra es muy pesada. Los científicos dicen que la tierra gira. En ese caso, es natural que uno piense que todas las entidades sobre la tierra deberían sentir esta rotación. Sin embargo esto no sucede porque la tierra tiene el poder de mantenerlos firmes y seguros.

¿Cuál sería la sujeción de los pasajeros si los rieles del ferrocarril se estuvieran moviendo junto con el tren? La tierra contiene todos los poderes y materiales que se necesitan para la supervivencia de los hombres y de todos los demás seres.

La Madre Tierra es la personificación de todos los poderes que protegen y sostienen a todos los seres. La naturaleza es la base fundamental para todas las tareas humanas. Si la tierra se detuviera, toda la creación cesaría.

Cada persona que nace y se cría en esta tierra es heredero de esta preciosa herencia y tiene derecho a conocerla y beneficiarse de ella.

La agricultura es para el mantenimiento de la vida; el cultivo de la mente es para la vida misma.

Las destrezas son para dar forma a las cosas materiales de modo que puedan ser utilizadas para la comodidad del hombre; los estudios son para formar actitudes, sentimientos, deseos, emociones e impulsos del hombre, para que puedan conferir más paz, más alegría, más fortaleza al hombre.

Fuente: Discursos del 25 de Octubre de 2001 y del 22 de Julio de 1968

Deja un comentario!