Caña con ruda: qué es, leyenda, cuándo se prepara, por qué y cómo se bebe

Ahuyentar los males

Según la tradición, solo tres tragos en ayunas bastan para ahuyentar los males del invierno. En estos tiempos actuales, de invierno, pandemia y cuarentena, puede ser un buen antídoto.

En el noroeste de la Argentina, cada 1° de agosto se festeja la fiesta de la Pachamama, un ritual de agradecimiento a la Tierra que está más vigente que nunca después de más de dos siglos y se extiende a lo largo del país.

La Pachamama es la principal deidad femenina y para los quechuas es la Madre Tierra, diosa máxima del nordeste de nuestro país, de peruanos y bolivianos. Pacha significa etimológicamente “mundo” o “universo”, mientras que Mama significa madre.

Leyenda

Según se cree, esta costumbre nació a partir de los pueblos originarios de América, quienes reconocían en la ruda macho capacidades medicinales contra parásitos y malestares gastrointestinales. Era en agosto cuando se producía la mayor cantidad de muertes en la población y en el ganado, por culpa del frío y las lluvias. Entonces, para poder superar este problema crearon el remedio natural donde mezclaron la caña con la ruda.

Según la creencia, la Pachamama protege a las personas de enfermedades y con sus lágrimas fecunda la tierra. Muchos argentinos preparan caña con ruda para participar del ritual. Pero, ¿cómo se hace la caña con ruda y cómo se toma?

La ruda

La ruda es una hierba a la que históricamente se le han atribuido propiedades curativas pero también mágicas. Ambas vertientes se conjugan en la creencia de que este brebaje protege el cuerpo y el espíritu.

Cómo es el ritual

La fiesta de la Pachamama comienza el primer día de agosto y dura todo el mes. Los pueblos originarios del norte argentino siguen el proceso de principio a fin. El ritual público está a cargo de las personas mayores de la comunidad, pero también cada familia puede replicarlo por su parte.

Consiste en enterrar en un lugar cerca de la casa una olla de barro con comida cocida como ofrenda a la Pachamama, junto a elementos de la tierra como ofrendas para pedir por la maduración de los frutos, la multiplicación del ganado y el amparo al viajero.

Es una manera de recordar que todo lo creado viene de la Tierra, y agradecer por ello, pidiendo que se mantenga esa prosperidad a futuro. En privado, los participantes también encienden un sahumerio en sus hogares para ahuyentar posibles males.

En el Litoral, en tanto, se juntan en una comida comunitaria. Luego, cavan un hoyo y le dan de comer y beber a la Pachamama: colocan dentro del pozo hojas de coca, chicha, alcohol y cigarrillos. Tapan el pozo con tierra, botellas de alcohol y vino. Los presentes se toman de la mano formando un círculo y bailan alrededor del hoyo (ya tapado) al son de la música interpretada con caja y flauta.

Los pueblos originarios guaraníes comenzaron a tomar caña con ruda porque durante el invierno porque, generalmente, en agosto se daba un pico de muertes de mujeres, niños y hombres por enfermedades. Además, las continuas heladas arruinaban las cosechas, lo cual se traducía en una temporada muy difícil para la comunidad.

Los caciques y los brujos fomentaron la práctica de tomar caña con ruda como remedio natural para espantar esos males individuales y
colectivos. Este trago sigue tomándose cada 1° de agosto como tradición al día de hoy.

Qué es y cómo se bebe la ruda con caña

La ruda es la mezcla de caña blanca paraguaya o ginebra con hojas de ruda.

La receta es simple: consiste en introducir una ramita de ruda macho -se la reconoce por sus hojas más grandes y su olor más fuerte- en una botella pequeña con licor de caña. Pero no se hace en el momento en el que se va a consumir sino con anticipación, para que la hierba le otorgue su sabor al líquido.

Se bebe en ayunas y preferiblemente por la madrugada. Se toma en tres sorbos, 7 sorbos o de un trago largo.

Preparación de la caña con ruda

La caña con ruda es una medicina casera y ancestral para mejorar la salud.
Es un desparasitante, cura malestares estomacales y la irritación de picaduras de insectos.
Se cree que atrae la buena suerte y protege de los malos espíritus.
La bebida se prepara cada 1° de agosto para consumirla al año siguiente.

Aunque su preparación es muy sencilla, existen múltiples variantes y todos coinciden en que es mejor prepararla con anticipación para que macere bien: se debe comprar una botella de caña y echarle dentro algunas hojas de ruda bien lavadas, cerrarla bien y guardarla al menos por 48 horas.

A la mezcla se le puede agregar caramelo hecho con azúcar quemada, lo que mejorará el sabor y le dará un color más intenso.

Llegado el día, se la sirve a los seres queridos para que tengan un buen año. Algunos prefieren la ruda macho (se distingue porque sus hojas son más grandes) ya que esta variedad le da un sabor más amargo.

Pero a no desesperarse. Si bien la tradición dicta que hay que tomarlo el 1 de agosto, hay una segunda oportunidad para los que no llegaron a ser parte de este ritual: aquellos que sí lo hicieron, pueden convidar a los demás hasta el 15.

Fuentes: Infogourmet y Cronista

Autor entrada: Padme

Deja un comentario!