El significado espiritual de los Eclipses. Energías, cuidados y rituales

Los eclipses totales de Sol son los espectáculos más grandes de la astronomía. Eventos naturales extraordinarios y poco frecuentes que han marcado a fuego la memoria de todas las culturas de la Tierra a lo largo de milenios. No sólo por su belleza y dramatismo (se suele decir que “se hace de noche en pleno día”, aunque no sea enteramente cierto) sino también porque, cada uno de ellos, sólo puede apreciarse en una franja geográfica extremadamente acotada del planeta. Aquella franja por donde se desplaza –a miles de kilómetros por hora- la relativamente pequeña umbra, la parte central de la sombra de la Luna, durante estos muy poco frecuentes juegos de geometría astronómica donde el Sol, nuestro satélite y la Tierra forman una perfecta línea recta en el espacio. La condición básica para todo eclipse solar.

Es uno de los espectáculos naturales más impresionantes y bellos. Pero hasta hace no tanto tiempo, era recibido con profundo temor y desataba las reacciones más inesperadas.

 

Observación del eclipse:  ¡CUIDADO!

 Salvo en los breves instantes que dura la totalidad  (cuando el Sol está 100% cubierto por la Luna),  donde podemos observar a simple vista sin peligro,  NO hay que observar el eclipse -en ningún grado de parcialidad-  sin filtros o anteojos especiales (que se consiguen en comercios del rubro astronómico o vía internet) ,  o aplicando otras técnicas (como la “proyección” desde ocular o  la “cámara oscura”, descriptas en infinidad de páginas web y videos).  Mirar al Sol sin protección  –ya sea a simple vista, y mucho peor con binoculares y telescopios- puede provocar daños irreparables para la vista.

¿Qué se ve durante un eclipse total de Sol?

En el mundo de la astronomía –y particularmente, entre los observadores de eclipses experimentados- se dice que la diferencia entre ver un eclipse parcial de Sol –aunque sea del 99%- y uno  total  es comparable a ir a un teatro y quedarse en la puerta (eclipse parcial). o entrar a ver la obra en primera fila (eclipse total).  La diferencia es brutal…  ¿por qué será?

Ocurre que el Sol es tan brillante, que aunque sólo una ínfima fracción de su disco quede sin tapar por la Luna, el cielo circundante se mantiene bastante iluminado. Y eso impide ver, sentir y disfrutar todo lo que ocurre durante un eclipse total, cuando el observador está completamente sumergido en el centro de la sombra lunar (umbra) durante unos instantes.  Sólo durante la totalidad del eclipse  se puede ver la corona solar:  la pálida, irregular y muy extendida atmósfera solar externa. Pero hay más: segundos antes y después de la totalidad se puede observar el espectacular efecto de anillo de diamante, un “flash” de luz solar que se filtra por el borde lunar justo antes de los llamados segundo contacto y tercer contacto, que marcan el principio y final de la totalidad. También puede observarse a simple vista la cromósferauna fina capa rojiza, que está inmediatamente por encima de la superficie solar (fotósfera), y debajo de la corona– y hasta  algunas protuberancias: grandes “lenguas” de gas muy caliente.

Pero el espectáculo  no se limita al encuentro aparente del Sol y la Luna: durante la totalidad el cielo entero se oscurece –sin llegar a hacerse de noche del todo- lo suficiente como para permitir ver las estrellas y planetas más brillantes. La temperatura puede bajar hasta 10°C, y el viento comienza a soplar de pronto.

El show se completa con la pasada de la sombra de la Luna –que es justamente la que oscurece el cielo y el paisaje- por encima del observador. Todo en cuestión de unos pocos minutos.  Y sólo estamos contando lo más notable.  En suma: ver un eclipse total de Sol es una experiencia tan extraordinaria, que resulta imposible de trasmitir de modo fiel. Hay que vivirlo.

En todas las culturas y en todos las religiones se cree, desde la mas remota antigüedad, que un eclipse de Sol es un fenómeno misterioso, un enigma y una acumulación de presagios que anuncian grandes y tremendos acontecimientos y aunque el miedo de la gente se inclina a pensar que serán desastrosos, tampoco eso es del todo cierto.

Un encuentro que ha generado muchas teorías

Lo que se deriva de ese encuentro de la Luna con el Sol implica la existencia de un momento de cambios profundos, se reestructuran las bases por las que se ha regido el mundo –nuestro mundo– y una especie de espiral que lo revolverá todo.

En los tiempos en los que no podían calcularse distancias era realmente impresionante ver cómo la Luna, siendo mucho mas pequeña que el Sol, lo ocultaba por completo durante unos minutos.

Los Celtas, los griegos y los hindúes tenían la seguridad de que un eclipse rompía el equilibrio del universo. Pensaban que si no se canalizaba esa fuerza, influiría negativamente en la naturaleza. Los árboles, las plantas y muchos de los animales de los bosques podían enfermar y morir.

En otras culturas posteriores se asocian los eclipses totales de Sol con catástrofes, terremotos, erupciones de volcanes, guerras, suicidios, peste, muerte, asesinatos y destrucción. Y la historia, y no las leyendas, ha reafirmado esas creencias, porque está salpicada de hechos contrastados, sucesos inesperados y terribles.

Sin embargo, todos los magos o practicantes de magia saben que este es un momento (teniendo habilidad y conocimientos para manejarlo) fantástico para realizar conjuros o hechizos buenos o malos.

Las líneas de fuerzas lunares y solares se amplían de manera infinita en ese duelo, en esa especie de lucha de Titanes en el firmamento.

La Luna y Sol durante su reto, descargan una energía poderosísima, si sabes encauzarla, puedes conseguir cosas asombrosas. Por esta razón, los eclipses podrían cambiar numerosos aspectos en nuestras vidas y en las vidas de los habitantes del mundo, es así que debemos movernos con suma cautela y sabiduría.

El eclipse desde un ángulo espiritual

Estos son eventos importantes a nivel espiritual. Con ellos hay un aumento en las entidades sutiles de baja vibración que pueden aprovechar para crear una variedad de problemas.

La práctica espiritual regular permite que quedemos aislados de sus efectos dañinos. Debido a que el Sol está oscurecido por una barrera sutil durante un eclipse, puede potenciarse la energía negativa.

El máximo impacto sutil de un eclipse sobre los humanos depende de donde sea más visible. Mientras más visible, mayor es la fuerza sobre la gente en esa región.

Las personas pueden experimentar letargo, cansancio, enfermedades, a nivel físico. A nivel psicológico, pueden tener exceso de pensamientos negativos y emocionales, especialmente sobre la práctica espiritual.

La Luna y la mente

En el caso de una luna llena, el efecto es incluso más fuerte. La combinación de la luna llena y el eclipse lunar es severa. Su efecto ocurre a nivel sutil intangible, es decir, la gente sufre malestar a causa de las energías negativas. Puede existir un descenso general en la capacidad de toma de decisiones y las personas pueden tomar decisiones incorrectas ya que el intelecto y la capacidad de raciocinio también se ven afectados.

Los Celtas realizaban un ritual representando a los dos astros a través de sus símbolos, evocándolos y tratando de desviar la energía que despliegan en ese encuentro hacia objetivos determinados, evitando así su dispersión. Solían enviar esa Fuerza Astral hacia los enfermos y personas mas débiles. Hacia los bosques, los animales de su entorno, los campos y las cosechas.

Sabían canalizar, de igual manera, esa Fuerza hacia objetivos menos concretos, como el éxito en las batallas o en las iniciativas, y eso lo hacían dibujando sobre pieles o pergaminos los anagramas con los que, estaban seguros, y así los Dioses atenderían sus demandas.

Consejos Prácticos para los Eclipses

  • Realiza prácticas espirituales en iglesias y lugares con personas que irradien luz y te llenen espiritualmente.
  • Debes trasmitir ese día mucha energía positiva hacia nuestra madre tierra, ya que lo que le trasmitamos será lo que recibiremos.
  • Recuerda que la práctica espiritual regular realizada a lo largo del año, ayuda a reducir todo el efecto adverso de un eclipse y todas las vibraciones malas que se hayan creado en su entorno.
  • No realices rituales ya que las energías del Eclipse Lunar no es para principiantes y es extremadamente fuerte, puede ser difícil centrar la energía y entonces los hechizos pueden desembocar en consecuencias inesperadas al interferir en energías sutiles.
  • Disfruta los regalos que nos ofrece nuestra madre Tierra.

 

Una buena noticia

 

Tras el gran eclipse solar del 2 de julio,  no tendremos que esperar mucho tiempo para volver un eclipse total de Sol. ¿La Fecha? El 14 de diciembre de 2020.  Pero esa ya es otra historia. Otra gran historia…

 

 

Fuentes: Planetario Galileo Galilei, Infomistico.com

Autor entrada: Padme

Deja un comentario!