¿Cómo reconocer a los «niños índigo»? ¿Cómo tratarlos? Test – La opinión de la ciencia

Los llamados «niños índigo» tienen gran capacidad para percibir lo que sucede a su alrededor y se destacan por ser brillantes tanto en áreas artísticas como intelectuales. En muchos casos son capaces de desarrollar un arte en su máxima expresión a corta edad. Su manera de aprendizaje no es como la que imparte el sistema educativo actual, hoy en día aprendemos ramas variadas en un mismo día y cada día se avanza hasta en 5 ramas diferentes, los niños índigo aprenden de manera obsesiva, es decir si les interesa matemáticas comienzan con matemáticas y luego siguen sólo aprendiendo matemáticas hasta acabar el ramo, luego toman otro ramo para estudiarlo solo y acabarlo.

Su manera de ver el mundo coincide en personas sabias, como si fueran almas viejas, ellos tienen un gran sentido de amor hacia Dios, la naturaleza y la mayoría de sus metas rodean los temas de paz mundial, armonía entre las personas, felicidad y amor infinito. Sus almas son viejas porque son almas reencarnadas, muchos de estos niños a su corta edad poseen una sabiduría inexplicable. Hay casos en que estos niños les recuerdan a sus padres vivencias de sus abuelos, palabras textuales de sus abuelos, incluso sin nunca haber llegado a conocerlos, también hablan en primera persona como si fueran sus abuelos. Para muchos es evidencia clara que son almas reencarnadas.

El nombre de «niños índigo» nace de la experiencia de clarividentes que aseguran ver el aura de las personas. Los niños índigo poseen un aura particularmente brillante y rodeando esta primera capa blanca se encuentra el color índigo, azul-violeta. Según los videntes, los niños índigo poseen un aura especial que comenzó a observarse en mayor cantidad a partir de los 70′ , y desde ahí en adelante han venido en aumento, como una «invasión» de seres índigo. Paralelamente estudios hechos en EE.UU. revelan un gran aumento de niños con autismo y déficit atencional. Se ha relacionado el autismo a los niños índigo debido a la dificultad de ellos para comunicarse con el resto, se sabe que los niños índigo poseen una hipersensibilidad o hiperperceptibilidad tal que se comunican telepáticamente y no demuestran interés en aprender la comunicación verbal.

Mentes brillantes

Aprenden a leer a muy temprana edad y son capaces de comunicarse telepáticamente con sus padres o incluso entre niños índigo. Existen casos en que aprenden a hablar a muy temprana edad y manifiestan una capacidad enorme para desarrollar ciertas actividades. Nacen sabiendo el objetivo de su vida, a los pocos años de vida se dan cuenta que son especiales pero muchas veces les cuesta reconocer que no todos poseen los mismo dones que ellos, es decir, creen que si ellos son capaces de pintar excelente a los 3 años de edad cualquier niño podría hacerlo. Los padres de estos niños tienen un gran trabajo en valorar al niño y ayudarlo a que desarrolle al máximo sus potenciales, ya que si son reprimidos buscan un desarrollo que sólo expresan en su interior y cada vez se comunicarán menos con su exterior.

Entre los potenciales que los hace diferentes cabe mencionar: telepatía, gran creatividad, sabiduría, pensamiento holístico, hiperperceptibilidad, predicen el futuro, noción de que existe Dios, amor a Dios, desean la paz en el mundo, tienen dones para desarrollar ciertas áreas, mueven objetos con su mente. Todas estas manifestaciones ocurren a muy corta edad, hay casos en que al año de edad ya han desarrollado áreas de su interés y han usado la telepatía con sus padres.

En este momento hay muchos niños índigo en el planeta, podríamos hablar de una era índiga, de un planeta índigo. Quizás sean estos niños índigo los que provocarán un gran cambio en la mentalidad de la humanidad para volcar nuestras vidas a ser más espirituales y lograr la armonía y felicidad. Quizás tenga algo que ver con «el suceso» que ocurrirá el 2012.

Fuente:naty-cienciaymas.blogspot.com/


Los Destructores de Sistemas:
La Manera de los Guerreros Índigo,
por Celia Fenn

“Niños Índigo” es el nombre dado a un grupo muy especial de seres que han elegido encarnar en nuestro planeta con una misión y un propósito específicos.

El nombre de “Niños Índigo” se refiere al color del alma Índigo, el cual indica un Alma Maestra que sirve como maestro o sanador. Cada Niño Índigo emprende esta misión de enseñar o sanar de alguna manera, con frecuencia simplemente siendo quien sea él o ella.

Los Índigo han estado viniendo a nuestro planeta por mucho tiempo. Algunos argumentan que Jesús y Buda eran Índigos, ya que sus misiones, a una escala global, fue enseñar y sanar, y cambiar la conciencia de la humanidad.

En un pasado reciente, los Índigo comenzaron a encarnar en el planeta en incrementadas cantidades después de la Segunda Guerra Mundial, para la preparación del cambio global que estamos experimentando ahora. Ellos encarnaron entre la generación del “auge de los bebés” en los cincuenta y nacieron para el “florecimiento de los niños” de los sesenta. Sin embargo, en esta etapa no había suficiente cantidad de ellos en el planeta para crear cambios significativos.

Después, en 1970, llegó la primera “ola” de generación de Niños Índigo. Estos seres ahora están en sus finales de los veinte y principios de los treinta, y son la generación del “guerrero” real que ha comenzado el proceso de desafiar y cambiar los viejos sistemas.

Fueron seguidos en los ochentas y noventas por Índigos de incrementada sensibilidad y refinamiento, hasta finales de 1990 y al principio del 2000 fue cuando se les unieron los Niños Cristal, un tipo diferente de guerrero espiritual.

Cómo Reconocer un Índigo

Con frecuencia se me pregunta en el curso de mi trabajo cómo reconocer a un Índigo. La respuesta obvia sería verificar el color del aura. Pero no, no todos los Índigo tienen auras azul oscuro todo el tiempo. El término “Índigo” se refiere al estado del alma y no al color del aura, el cual en el humano promedio cambia día a día dependiendo del humor y el interés. Loas clarividentes que leen el alma establecen que son capaces de identificar a los Índigo.
Sin embargo, es fácil identificar a un Índigo por su sensibilidad, creatividad, espiritualidad y patrones generales de comportamiento.
Cuando niños, ellos lucen como otros niños, aunque con frecuencia son bellos físicamente con ojos penetrantes. Siempre son altamente inteligentes y llenos de preguntas y exigencias. Ellos son energéticos y activos y tienen voluntades fuertes y un fuerte sentido de su propio valor e importancia. Ellos saben que son especiales y que están aquí para hacer algo significativo.
Ellos están orientados por el lóbulo derecho del cerebro, y generalmente son atraídos a las ocupaciones de éste tales como música, arte, escritura y espiritualidad. Ellos adoran los cristales y el reiki y la meditación y el yoga.
Son muy apasionados e intensamente leales a sus amigos, de los cuales siempre tienen muchos. Ellos creen en la honestidad y la comunicación en las relaciones. Con frecuencia son confundidos por la deshonestidad y la manipulación y otras formas de comportamiento egoísta considerado normal por sus mayores.
Su actitud hacia el dinero es o rechazarlo ya que es innecesario o estar muy concientes de su poder y buscar crear, con frecuencia exitosamente, afluencia para ellos mismos.
Una característica clave de los Índigo con frecuencia es la ira. No seguirán órdenes por las tan llamadas “figuras de autoridad”. En un nivel profundo, los Índigo no reconocen la “autoridad”. Ellos saben que todos somos iguales, entonces son enfurecidos por aquellos que asumen la autoridad y se comportan dictatorialmente, ya sean padres, maestros o jefes.
Es aquí donde son importantes como maestros – nos están enseñando a apropiarnos de nuestro poder y a respetarnos a nosotros mismos, no cediendo nuestro poder a aquellos que lo exigen. Nos están enseñando más allá a valorar nuestros seres creativos y espirituales y no colocar mucho valor a los logros materiales.

El Niño Índigo

El Índigo como niño es activo, energético e imaginativo. Se pueden entretener ellos mismos y jugar en su propio mundo por horas. Con frecuencia tienen amigos imaginarios, y adoran a las hadas y los delfines.
Los niños con frecuencia tienen más de una tendencia hacia el comportamiento hiperactivo y destructivo. Esto está probablemente determinado culturalmente por la necesidad de nuestra sociedad por expresar el dominio del hombre, el cual es adquirido por ellos a una etapa temprana.
La inteligencia excepcional de los Índigo puede ser exasperante para los adultos. A ellos no se les dirá “qué hacer”, sino que querrán debatir y negociar cada instrucción. Hasta que el padre aprenda que se le está enseñando a respetar el derecho a elegir del niño, y honrar esa elección, ellos continuarán confrontándose en cada oportunidad con la lucha de poderes y batallas de voluntad.
La forma correcta de manejar a un Índigo es estar deseoso de negociar, explicar y ofrecer opciones. Las instrucciones vacías de “haz lo que se te dijo” solamente producirán hostilidad o indiferencia.
A los Índigo con frecuencia no les gusta la escuela intensamente. Se aburren con el paso lento (para ellos) y las tareas repetitivas consideradas adecuadas para los niños por los maestros que no entienden su inteligencia.
Ellos batallan con la autoridad y la presión social, que pueden ser bastante agobiantes para un alma índigo joven con poco entendimiento real del “poder sobre otros”, de los estados comunes de dominación y sumisión para la sociedad de la Tierra.
Los problemas experimentados en la escuela incluyen el DDA y el DDAH, un resultado del aburrimiento y la irritación. Aprender incapacidades como la dislexia con frecuencia también reflejan las formas de ser y pensar utilizada por los Índigo.

El Adolescente Índigo

Como la mayoría de los adolescentes, los Índigo alcanzarán la transición del estado de pubertad y se volverán mal humorados e introvertidos ya que su cuerpo cambia. Sin embargo, en esta etapa, los Índigo jóvenes con frecuencia comienzan a ver a través del intenso materialismo y los dramas de víctima que forman la bases de la mayoría de la vida de los adultos en el mundo moderno.
En este punto ellos con frecuencia se “desconectan” de estos estilos de vida y optan por “alternativas” que consideran con más significado o más divertidas o sólo simple reto a los adultos.
Desafortunadamente, muchas de estas incluyen la cultura de las drogas y varias fiestas de trance que incluyen estados de felicidad inducidos químicamente que son cortos y provocan adicción.
En este punto, el adolescente está expresando su ira y rechazo a un sistema que no ofrece nada de valor al alma índigo. Los padres pueden llevar a sus hijos a programas de Rehabilitación, pero ellos en realidad necesitan en verdad preguntarse por qué tales seres inteligentes y creativos con frecuencia parecen querer auto-destruirse.
Otra forma de comportamiento adolescente auto-destructivo sucede cuando el niño enfrenta los valores de los padres y busca sobrellevarlos. Esto puede ser alarmante, ya que los Índigo por naturaleza son dotados y talentosos de manera excepcional. Estos Índigo con frecuencia desarrollan fenomenales habilidades académicas y técnicas para ganar reconocimiento y éxito, pero sacrifican el desarrollo emocional lo cual puede dañar enormemente más adelante su vida cuando busquen crear uniones significativas.

El Adulto Joven Índigo

En sus veintes y a principios de sus treinta, los Índigo generalmente caen en uno de los dos grupos.
El primer grupo sigue un camino “feliz” y crea afluencia, generalmente a través de una carrera en TI o las Artes. Buscan relaciones estables y tener hijos y crear familias. Pero batallan con las exigencias y normas de los sistemas de matrimonio, familia y empleo. Sus almas Índigo luchan por expresar sus esencias y permanecer leales a quienes son mientras todavía están logrando el “éxito” como es dictado por nuestra cultura.
El segundo grupo opta por “separarse”, y con frecuencia los individuos viajan extensamente, volviéndose un “ciudadano global” y batallando para establecerse en algún lugar. Estas personas con frecuencia no tienen una carrera o trabajo arreglados, y viven un alternativo estilo de vida que incluye las drogas. Mientras que con frecuencia claman ser felices, también están frustrados por su incapacidad económica para aspirar a esas actividades “normales” de crear una familia y contribuir a una comunidad.
Ambos grupos están intentando redefinir lo que significa ser un adulto en el mundo contemporáneo, y encontrar formas de vivir su verdad mientras encuentran la felicidad y la estabilidad como adultos. Son la generación que está definiendo nuevas elecciones y nuevas opciones para la vida adulta en la Nueva Tierra.

Destrucción de Sistemas : Los Índigo y el Sistema de Educación

El área de vida en comunidad donde los Índigo han tenido más efecto es el sistema de educación. Como se mencionó anteriormente, los Índigo, mayormente orientados por el lóbulo derecho del cerebro, son energéticos y activos. No les gusta quedarse sentados por largos periodos, que se les diga que hacer y aburrirse por tareas repetitivas que fracasan en retarlos. Ya que esto generalmente define la experiencia de la escuela, es obvio que los Índigo tendrán y causarán problemas.

La orientación del lóbulo derecho del cerebro quiere decir que muchos Índigo se esfuerzan por mantener el interés y enfocarse en un modelo educativo diseñado para la actividad orientada por el lóbulo izquierdo. Su necesidad por expresar su energía en movimiento y aliviar su aburrimiento quiere decir que están sin descanso y pueden ser destructivos. Cuando comienzan a caer en sus presiones, pueden llegar a estar estresados y ansiosos.

Los diagnósticos generales dados a los Índigo son DDA (Desorden de Déficit de Atención) y DDAH (Desorden de Déficit de Atención con Hiperactividad), los cuales son considerados como desórdenes de “disfunción cerebral mínima” por la medicina. El padre necesita elegir entre definir a su hijo con una etiqueta patológica, o aceptar que el niño representa el próximo paso en la evolución humana, y que no necesita ni quiere pasar 6 ó 7 horas al día sentando detrás de un escritorio y que le digan que pensar.

Enfrentémoslo – el sistema escolar arcaico y disfuncional. Las escuelas originalmente fueron diseñadas para educar a los niños de las clases altas, quienes tenían la riqueza y el tiempo para dedicarse a ocupaciones mentales como una señal de su superioridad. Gradualmente, en el siglo 19 y principios del 20, la educación se volvió universal.

Pero, ¿qué hace en realidad el sistema escolar? La mayoría de los Índigo están de acuerdo en que lo que se enseña en la escuela raramente es relevante en la vida real. Los confina a una experiencia mental o “mecánica”, y la mayoría de los Índigo quieren una experiencia de vida real para ser sus maestros.

Además, sentarse detrás de una banca de escuela por 6 horas al día es visto como no más que un entrenamiento para sentarse detrás de un escritorio de oficina por 8 horas al día o más, y la mayoría de los Índigo no tienen interés en ese camino de vida.

Las clases de la escuela moderna en Sudáfrica generalmente consisten de 30 o más niños y una maestra. El sistema funciona porque los niños están de acuerdo en ser controlados por la maestra. Sin embargo, como más y más niños Índigo dicen que no, el sistema comienza a decaer.

Quizá los Índigo nos están enseñando que hay mejores formas de aprender. Quizá, más allá de unas cuantas horas al día de letras y números básicos, el niño del futuro elegirá proyectos para continuar en la comunidad bajo la supervisión de los padres o maestros. Estos podrían estar orientados a la “vida real”, y ser de beneficio tanto para el aprendiz como para la comunidad.

Por lo pronto, más y más Índigos está diciendo no a la educación formal de la escuela.

Historias Índigo

Estas son experiencias de la vida real extraídas de mi trabajo con los Índigo.
Conocí a Alison cuando ella tenía 15 y había abandonado la escuela. Ella era atractiva, inteligente y sensible. Venía de una familia adinerada, su padre era un respetado médico.

Alison se rehusaba absolutamente a ir a la escuela, y se había involucrado en las drogas. Sus padres, sin saber como arreglárselas, se vieron forzados a permitirle dejar la escuela y tratar su problema de drogas y su rebeldía. Ella entró a un programa de rehabilitación.

Ella quería estudiar Reiki y Sanación con cristales, pero realmente era demasiado inmadura para ser sanadora.

Eventualmente se convirtió en una modelo, y fue capaz de conseguir trabajo en Londres y Tokio. Ganaba grandes sumas de dinero y fue capaz de viajar por el mundo. Siendo atractiva, no carecía de falta de compañía masculina en su vida.

¿Cómo le dice uno a un Índigo como Alison que necesitaba ir a la escuela? Claramente ella no lo hizo. Era capaz de vivir una vida más allá de lo que la mayoría de las personas aspiran sin gastar años en la escuela y la universidad. Esto es típico de los Índigo: hacen funcionar el sistema y lo usan para su ventaja en lugar de ser controlados por él.

Peter, por el otro lado, cayó en una profunda depresión su año final de la escuela. Se salió, no a causa de la presión del trabajo, sino porque él era capaz de ver la futilidad y la ilusión del sistema escolar. Su padre se opuso, pero su madre con quien él vivía, estaba deseosa de permitirle su travesía.
Después de varios meses de tratar con su depresión, Peter decidió no regresar a la escuela, sino a conseguir un diplomado técnico para el cual no necesitaba un certificado escolar.

Esta opción le dio tiempo para buscar sus otros intereses en la vida, sanación alternativa y estilos de vida más saludables.

Una historia más trágica es la de Jamila, una chica joven Sur Asiática Africana que también abandonó la escuela en su último año. En el caso de Jamila, sus padres eran altos académicos exitosos, y Jamila de hecho se dio por vencida por la presión para realizarse así como también por la ira contenida por la “ausencia” de sus padres en su vida mientras ellos conseguían sus carreras.
Ella es inmensamente dotada, sensible, y cariñosa, así como también hermosa. Pero ella desarrolló un desorden alimenticio como señal de que no todo estaba bien en su mundo.

Desafortunadamente, sus padres adoptaron que la “niña tenía problema” de acercamiento, y buscaron para encontrar a alguien que la “curara”. No fueron capaces de entender que sus propios comportamientos y el sistema en el cual se basaron era perjudicial para su hija Índigo y su amable y sensible acercamiento a la vida.

Después, por otro lado, está la historia de Kim de 4 años, quien informó a su madre que ella no iba a ir a la escuela. Ella pretendía ser madre cuando creciera, y por eso, le dijo a Mamá, que no necesitaba ir a la escuela. La madre no estuvo de acuerdo, y Kim fue inscrita en la Escuela local Waldorf. Los sistemas de educación Waldorf y Montessori buscan ser los mejores disponibles para los Índigos en el momento. Muchos padres de Índigos están asegurándose que el niño obtenga la educación necesaria.

Destrucción de Sistemas : Los Índigo y el Sistema Médico

Otra área donde los Índigo se están haciendo sentir su presencia en con el sistema médico. Esto es un resultado de los diagnósticos médicos de DDA e Hiperactividad, o “disfunción mínima cerebral”. La respuesta de la ciencia médica es una droga – generalmente Ritalín, a veces Prozac.

He visto a un niño tan joven como de siete años con un anti-depresivo médicamente prescrito. He oído a un respetado pediatra recomendar que a los niños de tres años les den Ritalin.

Hay mucho debate alrededor de los pros y contras del Ritalin, y no voy a adentrarme en eso aquí. Basta decir que el Ritalin es una droga de una clase de anfetamina estimulante. Tiene efectos secundarios y retira los síntomas, y también causa adicción si se usa inadecuadamente.

La importancia de este debate en términos de Índigos, es que muchas personas ahora están cuestionando un sistema médico que droga a los niños pequeños con estimulantes que alteran la química cerebral así como también arreglárselas con el comportamiento que no conforma a la “norma” del “niño promedio”.

En mi trabajo con los niños he encontrado niños que van desde dotados y “brillantes” a aquellos que son autistas y con problemas de aprendizaje. En este viaje, he llegado a creer que no hay tal cosa como “el niño promedio”. Cada niño es como un copo de nieve – único e individual, con sus propias necesidades y deseos.

Todavía el sistema educativo está adaptado al “niño promedio”, y si un niño no se amolda a este modelo se le droga hacia el ajuste. El Dr. Peter Breggin, un psiquiatra americano que está en contra del uso del Ritalin, señala que lo que es definido como DDA o DDAH es solamente la manifestación de un niño que funciona a “un extremo del espectro de energía” – el alto extremo!
La gente que trabaja con los Índigo prefiere llamar a estos niños “aprendices quinestéticos”, y sugerir que ellos necesitan modos de aprendizaje adecuados a sus niveles de energía, en lugar de Ritalin.

La dieta también ha mostrado tener un mayor efecto en los niños. Los estimulantes en cafeína, las azúcares refinadas y los aditivos de los alimentos, todos tienen un efecto negativo sobre los niños que ya son altos en energía. Eliminar estos alimentos y concentrarse en alimentos frescos y orgánicos se han conocido por ayudar a balancear a los Índigo sobre-estimulados. Muchos Índigo, de hecho, prefieren este tipo de dieta si se les permite acceder a ella. Pero, los padres ocupados con frecuencia agravan los problemas alimentando a sus hijos con alimentos procesados y prácticos los cuales molestan a sus sistemas sensibles.

Los Índigo nos están enseñando una vez más la importancia de la vida holística, terapias naturales y sanación, de la comida natural, no procesada. Ellos también están retando a un sistema médico que busca drogas farmacéuticas como “elementos mágicos”, a pesar de las consecuencias y efectos secundarios.

El Índigo Infeliz

Si a los Índigo se les da la oportunidad de expresar quienes son, si son honrados y respetados, pueden volverse personas altamente sensibles, cariñosas y dotadas. Si no, tienden a volverse auto-destructivos y disfuncionales.

La alta incidencia del abuso de drogas, desórdenes alimenticios y comportamiento disfuncional entre los Índigo es un indicador de que la forma en que vivimos es disfuncional.

Los Índigo nacen con un fuerte sentido de “misión”. Son los guerreros espirituales del Rayo Índigo. Ellos saben que tienen algo realmente especial que hacer en este planeta.

Aún, desde el momento que llegan, son bombardeados con mensajes negativos que afectan su merecimiento propio. Desde el tiempo que comienzan a hablar, hay un constante “no hagas esto/no hagas eso”, hasta mensajes que dicen “eres estúpido”. He visto a una de cuatro años que me informó que ella era, desafortunadamente, estúpida. Que dañino es esto, especialmente para un Índigo.

Si a un Índigo se le hace sentir sin valor y no lo suficientemente bueno, tienden a sentir que ellos son fallas. Ellos han fallado en su misión, y esto los deprime, enoja, los pone neuróticos y auto destructivos.

Así que por favor, si son padres o cuidan de un Índigo, asegúrense que están afirmando su valor. Respétenlos por quienes son, no importa que tan diferentes sean para ustedes. Los niños no pretenden ser clones de sus padres, o cargar las aspiraciones del padre. Permítanles ser quienes son, y florecerán y lucharán.

Más Historias Índigo

He trabajado con muchos Índigo, para ayudarles a balancear sus vidas y ser exitosos.

Sonya de 10 años llegó a mí con un intenso eczema por todo el cuerpo. No estaba durmiendo bien y estaba ansiosa y deprimida. La canalicé a un homeópata para que le diera un tratamiento para el eczema. El homeópata utilizó tratamientos homeopáticos y naturistas junto con una dieta. Cuando trabajé con Sonya utilicé el Balanceo de Energía, las técnicas de cristales y visualización para ayudarla. Después de varios meses, su madre reportó que el eczema casi estaba completamente curado, y que ella estaba feliz y disfrutando su vida.

Lara de 24 años llegó conmigo en un estado de profunda depresión. Ella estaba desempleada, a pesar de ser una artista calificada. Ella lloró a lo largo de nuestras sesiones iniciales. Trabajé con ella intensamente sobre un periodo de alrededor de 18 meses, viéndola una vez al mes. Usamos Aclaración Emocional y técnicas de Regresión junto con el Balanceo de Energía y terapia de Cristal.

Lara encontró un trabajo adecuado a sus talentos, y eventualmente se mudó a uno que incluía viajar. Estaba emocionada con los cambios en su vida como un resultado del trabajo espiritual. Además, su vida social mejoró y dejó la casa de su madre y comenzó a compartir una casa con una amiga.

www.starchild.co.za
Traducción: Xitlalli Contreras


CARACTERÍSTICAS DE UN ADULTO ÍNDIGO

Los niños de aura azul han crecido dando paso al surgimiento de adultos muy especiales, que por desconocimiento no logran comprenderse a sí mismos ni menos adaptarse al sistema. ¿Perteneces a este grupo?

En las últimas décadas hemos escuchado hablar de los niños índigo, cuyos nacimientos aumentaron en número hace más de 20 años. Una especie de “raza” cuya misión es luchar contra el sistema establecido. “Se les denomina índigo porque su aura contiene una gran cantidad de color azul índigo, el color de la intuición y la espiritualidad. Después de la Segunda Guerra Mundial empezaron a nacer índigos, aumentó su número en los años 70 y se hizo un fenómeno más masivo en los años 80”, explica la sicóloga Esther Morales León, quien es miembro del equipo de Niños Indigo de Chile.

Pues bien, a estas alturas muchos de los pequeños ya se instalaron en la vida adulta, la mayoría sin siquiera saber si pertenecen a este grupo y, por consiguiente, sin llegar a entenderse. Un tema que para ellos resulta clave. “Su tarea es aceptarse, valorizarse y encontrar su particular misión en la vida, haciendo uso de todos los talentos que tienen y de su elevado nivel de conciencia, para ser un real aporte a la evolución planetaria”, plantea la experta, quien nos ayuda a dilucidar qué adultos se ajustan a estas características. Idealistas, perceptivos, rebeldes…

El adulto índigo se caracteriza por: No encaja: El índigo es una persona muy sensible, inteligente y creativa, disfruta haciendo cosas, tienen profunda empatía por otros, pero también intolerancia ante la estupidez; puede tener problemas con el enojo y la ira. Se siente diferente a la masa, no encaja, le cuesta adaptarse, es modelo para otros. Se resiste ante la autoridad y el sistema laboral jerárquico, prefiere esfuerzos cooperativos, posiciones de liderazgo o trabajar solo. Ha tenido experiencias psíquicas: Nos referimos a premoniciones, ver ángeles o fantasmas, experiencias fuera del cuerpo, escuchar voces. Al poder conectar con otras dimensiones, pueden ver el aura, percibir la energía de personas y lugares, soñar o saber cosas que ocurrirán en el futuro, adivinar el pensamiento, tienen amigos imaginarios, ver elementales, ángeles, seres desencarnados, etcétera.

Ligados a lo espiritual: Busca el significado de su vida y comprensión del mundo a través de religión o espiritualidad, grupos y libros de autoayuda. Quieren mejorar el mundo: Siente un ardiente deseo de hacer algo para cambiar y mejorar el mundo, pero puede tener problemas para identificar su camino. Tiene problemas con los sistemas que considera ineficientes, como por ejemplo, político, educativo, médico y legal. En la infancia…: Tiene una clara conciencia de sí mismo, es muy perceptivo e intuitivo, trae una sabiduría innata, desarrolla el pensamiento abstracto desde pequeño, es dotado y/o talentoso, soñador y visionario.

Creativo: Aprende de manera reflexiva y no repetitiva cosas diferentes, pero cuando tiene suficiente conocimiento, los dejan por aburrimiento. No comulga con el sistema escolar actual, es rebelde a las normas y estructuras, tiene dificultades con la disciplina y la autoridad, no responden a mecanismos de culpa, quieren buenas razones. Hipersensible: Poseen una gran sensibilidad por la naturaleza, y mucha conexión de tipo espiritual, probablemente se le diagnosticó como niño con síndrome de déficit atencional con y sin hiperactividad.

No a la mentira: Le desagrada la mentira y la falsedad, tienen un desarrollado sentido de justicia, son sanadores, hipersensibles visual, auditiva y kinésicamente, se conectan con la otra dimensión, pudiendo ser videntes o perciben una realidad que otros no ven. Wendy Chapman, la experta norteamericana autora de varios libros relativos al tema, aporta otros detalles, basándose en sus investigaciones. Son inteligentes, aunque tal vez no hayan tenido las mejores notas. Siempre necesitan saber por qué; especialmente, por qué se les está pidiendo que hagan algo. Les disgustaba y quizás incluso odiaban gran parte del trabajo repetitivo y obligatorio de la escuela. Eran rebeldes en la escuela en cuanto a que se negaban a hacer la tarea y rechazaban la autoridad de maestros o querían realmente rebelarse pero no se atrevían, generalmente debido a presión de los padres.

Es posible que hayan experimentado depresión existencial temprana y sentimientos de impotencia. Estos últimos pueden haber ido de tristeza a desesperación total. Sentimientos suicidas durante la secundaria o antes no son inusuales en el índigo adulto. Tienen dificultades en empleos dedicados al servicio. Los índigos se resisten ante la autoridad y el sistema laboral jerárquico. Prefieren esfuerzos cooperativos, posiciones de liderazgo o trabajar solos. Pueden ser extremadamente sensibles en lo emocional, incluso llorando ante el menor motivo (sin protección). O pueden ser lo opuesto y no mostrar ninguna expresión de emoción (protección completa).

Sienten frustración o rechazo hacia el tradicional “sueño americano” (trabajar 8 horas, matrimonio, 2,5 hijos, casa con cerco blanco, etcétera). Tuvieron pocos o ningún modelo índigo a imitar. Pueden ser sensibles a la electricidad: relojes no funcionan o lámparas se apagan cuando caminan por debajo de ellas, equipos eléctricos funcionan mal o se queman lamparitas. Son muy expresivos sexualmente o pueden rechazar la sexualidad por aburrimiento o con la intención de lograr una conexión espiritual más elevada. Pueden explorar tipos alternativos de sexualidad. Buscan el significado de sus vidas y comprensión del mundo.

Cómo vivir como un índigo

En medio de un mundo que no los entiende y al ser criados por padres que no saben cómo tratarlos -que confunden su forma de ser con hiperactividad o inadaptación al sistema-, las potencialidades de los índigos se ven algo transgredidas. “En general las características se mantienen toda la vida, sin embargo, las condiciones paranormales se van perdiendo por efectos de una educación muy racional o porque la persona teme ser incomprendida o malinterpretada”, plantea Morales.

Tanto para los padres de un niño índigo como para quienes lo son, vale la pena entender que desde pequeños se les debe escuchar, valorar y respetar, nunca forzarlos a hacer cosas que no quieren. “Se deben negociar las normas, ponerlos en colegios donde se les permita desarrollar su individualidad, facilitarles libros de acuerdo a su área de interés, darles alimentos y bebidas naturales”. En vez de medicarlos para solucionar “problemas” con ellos, como es muy común, hay que optar por medidas que se ajusten a su esencia. “Responden excelentemente a las terapias energéticas, a los remedios naturales, la homeopatía y les hacen muy bien los alimentos y bebidas naturales, sin aditivos químicos, colorantes y azúcares.

Se benefician del contacto con la naturaleza y prácticas como el yoga, tai chi y les encanta el reiki”. Hay un aspecto clave “si un índigo encuentra el equilibrio, puede convertirse en un individuo muy fuerte, sano y feliz”.

Niños índigos y cristal estos niños son seres de luz que vienen por amor a manifestar la luz y su misión para ayudarnos a evolucionar . Seres casi ángeles en misión de paz , que abren su corazón para despojar a la humanidad del dolor y el olvido de sentirse alejados del padre. Amor incondicional que desbordan para irradiar por el mismo universo. Embajadores de una nueva tierra que expresan sus ganas de vivir en paz , amor y unidad…


 

Test para saber si eres índigo,
cristal o ambos

¿Eres índigo?

1 posees mucha capacidad de aprendizaje y asimilación?
2 facilidad para asimilar cambios bruscos?
3 capacidad de convocatoria y liderazgo?
4 mente inquisitiva?
5 muchos y variados recursos?
6 propensión a desarrollar dones (sanación, videncia, canalización etc…?
7 Puedes acercarte a muchas personas a raíz de conocer muchas y variadas disciplinas?
8 te adaptas a todo tipo de situaciones?
9 puedes llevar a cabo proyectos con apoyo?
10 tienes capacidad para encontrar diferentes soluciones para un solo problema?
11 eres capaz de ayudar a otros?
12 sientes inestabilidad emocional como depresiones, cambios bruscos de humo?
13 falta de disciplina y constancia?
14 has tenido altibajos en tus relaciones sociales?
15 has comprobado que tienes una imagen desigual o diferente ante los demás?
16 has experimentado falta de apoyo cuando se quieren realizar proyectos?
17 has notado que durante toda tu vida has aprendido de una forma, mas por la práctica que por el estudio?
18 es importante para ti el pasado kármico de las personas?
19 comes poco o tienes alergias a alimentos determinados?
20 has tenido un amigo imaginario en la infancia?
21 puedes poner tu atención en varias cosas a la vez como leer y ver la tele?
22 aprendes muchas cosas diferentes, pero cuando tienes suficientes conocimientos lo dejas por aburrimiento?
23 Eres muy introvertido?
24 no respondes a la autoridad?
25 sientes respeto solo si te respetan?
26 has preguntado con mucha frecuencia de pequeño:¿ porque?
27 te has sentido extraño en tu entorno?
28 has utilizado en tu infancia, y utilizas en la actualidad videojuegos? Sobre todo los (violentos)
29 utilizas mucho los ordenadores para investigar o aprender?
30 cuando eras un bebe, los sentimientos de los otros se reflejaban en tus ojos?
31 sientes que si no proyectas o canalizas tu energía esto puede desembocar en violencia?
32 te han dicho que puedes comunicar mensajes con tu mirada?
33 has buscado el contacto con personas mayores, especialmente personas de la 3ª edad para aprender de ellos?
34 sientes que puedes leer los pensamientos o sientes telepatía?

¿Eres cristal?

1 sientes demasiada sensibilidad a todo tu medio ambiente: sonido, colores, emociones negativas en otros, olores comida, productos químicos.
2 tienes la sensación de estar vestido con la violencia, el dolor de otros, conciencia de grupo, las frecuencias electromagnéticas o los destellos solares?
3 te sientes tan sensible que eres profundamente vulnerable?
4 deseas pasar tiempo en soledad, no vives bien en grupos pues sientes que muy pocos entienden tu necesidad de soledad
5 sientes que debes entrar en comunicación diariamente con la naturaleza y los elementos?
6 sientes que a veces no entiendes la inhumanidad del hombre hacia el hombre, guerra, avaricia?
7 sientes la necesidad de retraerte, desconectarte, protegerte si la vida es demasiado intensa, si te sientes traumatizado o ves o sientes a otros traumatizados?
8 has tenido relaciones duraderas? O sientes que nadie ha llegado a darte el amor incondicional que deseas?
9 tu mirada es muy profunda?
10 eres de naturaleza tranquila, aun así la gente se siente atraída hacia ti?
11 ha sido trabajosa tu educación?
12 te gustan las multitudes, los centros comerciales, los lugares donde hay mucha gente?
13 sientes amor por los animales y los niños? Sientes que puedes conectarte bien con ellos?
14 te agrada el agua?
Te gusta vestir con ropas cómodas y de materiales, sin fibras?
15 eres vegetariano o te gustaría serlo, o estás en camino de serlo?
16 sientes que puedes sentir lo que siente otra persona?
17 has tenido periodos de gran depresión?
18 sientes que lo comprendes todo, a un sin haberlo estudiado? Sientes que tienes muchas habilidades?
19 tus padres te han dicho que les dijiste tu nombre antes de nacer?
20 a la gente le gusta consultarte, confían en tus consejos te buscan para comentarte sus problemas?
21 aun teniendo problemas para prestar atención, si algo te interesa, pones toda tu atención y energía en el empeño?

TEST PARA ADULTOS ÍNDIGO

Lee detenidamente las siguientes preguntas. Responde SI o NO, según sea el caso.

-Eres muy creativo/a y te encanta construir o inventar cosas

-Siempre preguntas por que, especialmente si te piden que hagas algo

-Fuiste rebelde en la escuela y rechazabas hacer las tareas, o cuestionabas la autoridad de los maestros, o incluso deseabas seriamente ser rebelde, pero no te animabas por lo que te iban de decir tus padre.

-Tienes resistencia a la autoridad y a los sistemas de empleo jerárquico

-Tienes profunda empatía con otras personas, pero eres intolerante frente a lo que consideras una estupidez

-Muestras enojo o furia cuando sientes que tus derechos te son quitados o pisoteados

-Sientes una necesidad muy fuerte de hacer algo para cambiar el mundo y que sea mejor, y te sientes bloquead@ para actuar

-Tienes capacidades psíquicas o espirituales desde temprana edad(ver ángeles, oír voces, premoniciones,etc)

-Buscas el significado de la vida y entender el mundo mediante la religión, organizaciones espirituales, libros o grupos de espiritualidad.


 

La idea de «Niños índigo» cuestionada por la ciencia y la psicología

El término niños índigo es utilizado en el contexto de la llamada «Corriente de la Nueva Era» o New Age para referirse a aquellos niños que supuestamente representarían un estado superior de la evolución humana. Quienes defienden esta hipótesis señalan dicha evolución como un avance espiritual, ético y mental, sin atender a la definición que diera el científico Charles Darwin (variación y selección por supervivencia del más apto).

Fuera de la New Age, este fenómeno es considerado un mito pseudocientífico, porque carece de evidencia científica aceptable. La creencia en la existencia de niños índigo se asocia habitualmente a reacciones paternales que surgen frente a la pedagogía y psiquiatría modernas. Una de las causas observadas más frecuentemente, es el pánico moral que surge en los padres al tener que enfrentar una terapia psiquiátrica medicada para sus niños. También el detonante podría derivarse del rechazo a diagnósticos de psicopatologías polémicas o de nuevo cuño, cuando éstas son adjudicadas a los hijos; especialmente de casos como la hiperactividad, el autismo y el síndrome de déficit atencional.

Según sea la corriente a que adhieran los creyentes en la New Age, así serán los atributos y la naturaleza que se describe de los niños índigo. Hay quienes sostienen que estos niños poseerían habilidades paranormales tales como la telepatía o la capacidad de leer la mente, mientras que los más moderados afirman que lo que diferencia a un niño índigo de uno que no lo es son rasgos más convencionales, como una mayor capacidad de empatía o una creatividad incrementada. El término «índigo» referido cromáticamente, surge de la creencia de que estos niños tendrían un aura que sería del mencionado tono de azul.

En el último tercio del siglo XX se crearon escuelas para la formación de estos niños de aura azulada, que según las teorías teofísicas debían liderar el cambio a la era espiritual de Acuario, como dice la canción «Age of Aquarius-Let the sunshine» de The Fifth Dimension. La novela «Niños rociando gato con gasolina» del escritor español Alberto Torres Blandina trata el tema de la vida en una de estas escuelas para niños índigos.

Orígenes históricos del concepto

El término compuesto «niños índigo», se origina en el libro del año 1982 «Understanding Your Life Through Color» (Comprendiendo tu vida a través del color) de Nancy Ann Tappe, una autoproclamada psíquica y sinestésica que afirma poseer la habilidad de percibir el aura de las personas. Según sus escritos, comenzó a notar que muchos niños estaban naciendo con auras de color índigo hacia finales de la década de 1970. A principios del siglo XXI, Tappe afirma que el 97% de los niños menores de diez años y el 70% de los que tienen entre 15 y 25 son «índigo». Sin embargo, ningún estudio científico ha conseguido comprobar sus dichos.

La idea de los niños índigo fue más tarde popularizada por el libro de 1998 «The Indigo Children: The New Kids Have Arrived (Los niños índigo: los nuevos chicos han llegado)», escrito por el matrimonio y equipo formado por Lee Carroll y Jan Tober. Carroll insiste en que el concepto se obtuvo a través de las conversaciones telepáticas con un extraterrestre o «energía maestra angelical» a la que él denomina Kryon.

Características

Según los creyentes del movimiento «Nueva Era», los niños índigo poseen características tales como una mayor intuición, espontaneidad, rechazo a una moralidad estricta y una gran imaginación, añadiéndose frecuentemente también a tales capacidades ciertos dones paranormales, o poderes sobrenaturales como la telequinesis, la clarividencia, la piroquinesis o la capacidad de sanación.

También afirman sus creyentes que estos niños poseen un fuerte sentimiento para generar una diferencia significativa en el mundo, y se encuentran naturalmente inclinados a temas relacionados con la espiritualidad, el ocultismo y el esoterismo. Sin embargo estas afirmaciones quedan en el plano de lo hipotético, debido a que no han sido demostradas científicamente. Aun así existen místicos que dicen haber trabajado con niños de aura azul (índigos), asegurando que sus características son reales y existen variaciones de estas entre un niño y otro.

La psiquiatría y la psicología han desestimado la existencia de estos niños, dado que no se ha podido demostrar su existencia. Expertos psiquiatras afirman que la New Age, debería producir evidencia empírica acerca de este supuesto tipo de niños.

El psiquiatra pediátrico Russell Barkley, sostiene que los diecisiete rasgos más comúnmente atribuidos a los niños índigo, son tan vagos que «podrían describir a la mayoría de la gente la mayor parte del tiempo», y refiere además que podríamos estar ante un fenómeno psicológico conocido como «Efecto Forer». Se ha indicado también que etiquetar a un niño revoltoso como «índigo» retrasa el diagnóstico y el tratamiento que pudieran ayudarlo.

Algunos pedagogos y psiquiatras han señalado que la creciente ineptitud de los sistemas educativos para tratar la agresividad de algunos niños y niñas, podría haber forzado a algunos padres de niños diagnosticados como «hiperactivos», a acudir a los proponentes de estas teorías pseudocientíficas. Los padres de estos niños recibirían de ellas la atención y escucha que les serían negadas en las instituciones educativas y sanitarias.

De este modo, pedagogos y profesionales de la mente afirman que la defensa de la supuesta existencia de los niños índigo es en realidad una reacción de «rebeldía» de los padres hacia sistemas educativos autoritarios que restringen las conductas expansivas del infante, que premian la pasividad y el conformismo, y que fustigan la creatividad.

Los más escépticos opinan que esta suerte de «superioridad» atribuida a los niños índigo es nociva para el desarrollo de los infantes hiperactivos, cuya necesidad más urgente es la de aprender a convivir con los demás, así como obtener atención y apoyo parentales y de su entorno. A esta variante de las supuestas propiedades de los niños índigo, algunos llegan a asimilarle supuestos componentes segregacionistas o discriminatorios.

¿Y ud. qué opina?

Autor entrada: PlanetaHolistico

Deja un comentario!