Por Sathya Sai Baba

El Festival de Krishna se celebra para conmemorar el día del nacimiento del Señor Krishna. El corazón del hombre es el lugar de nacimiento de Krishna.

Es sólo cuando el corazón se vuelve fresco, puro y apacible como los Himalayas que es el verdadero día de nacimiento de Krishna. Dios hace de un corazón puro, sagrado y apacible su lugar de morada.

Krishna nació en una prisión. Todos los guardias en la prisión, supuestamente debían estar en alerta máxima según las instrucciones de Kamsa, cayeron dominados por el sueño. Sólo Devaki y Vasudeva estaban despiertos en el momento del advenimiento de Krishna. Sintiendo peligro para el recién nacido de manos del malvado Kamsa, Vasudeva decidió llevar al niño a un lugar seguro. Él envolvió al niño en una manta, lo colocó en una cesta, la levantó sobre su cabeza y salió de la prisión. Las puertas de la prisión se abrieron solas. En vista de que estaba cayendo una fuerte lluvia, Vasudeva oró porque el niño estuviera protegido. Por la Divina Voluntad de Krishna, una enorme serpiente apareció allí y empezó a seguir a Vasudeva con su capucha levantaba encima del divino niño, protegiéndolo así de la lluvia. Cuando Vasudeva llegó a la casa de Yashoda en la orilla opuesta del río Yamuna, era muy tarde en la noche. Ella acabada de dar a luz a una niña. Todo el mundo, incluyendo su esposo estaba profundamente dormido. Vasudeva colocó quietamente al divino niño Krishna al lado de Yashoda y agarró a la niña que había nacido y rápidamente regresó a la prisión.

Nadie puede comprender los juegos de Dios. Hasta Vasudeva no estaba plenamente consciente de lo que estaba haciendo. Llevó al niño Krishna a la casa de Yashoda y se trajo a la niña. Él hizo todo esto como si estuviera en un trance.

Vasudeva volvió a ser normal después de regresar a la prisión. En cuanto entró a la prisión, las puertas se cerraron detrás de él y quedaron automáticamente trancadas. Tan pronto como él colocó a la niña al lado de Devaki sonó la campana. El guardia de la prisión en seguida se levantó y fue a informar a Kamsa del nacimiento de la niña. Kamsa llegó prontamente a la prisión con toda su parafernalia. Como era su costumbre, él levantó al bebé con su mano derecha y la tiró al cielo. Él tenía una espada en su mano derecha y estaba listo para decapitar a la niña al irse ésta cayendo. Pero la niña desapareció al subir y en su lugar, apareció una diosa y le advirtió a Kamsa que su Némesis, Krishna, había nacido y que Él lo mataría.

Krishna crecía bajo el amoroso cuidado de Yashoda y la historia la conocen todos aquí. Krishna demostró sus poderes divinos de innumerables maneras. Kamsa estaba desesperado buscando cómo capturar a Krishna. Emitió la orden de matar a todos los recién nacidos de Repalle. Inicialmente, él quería que sólo se mataran a los varones. Luego, cambió de idea y quiso hasta que se mataran a las bebitas también. Él recurrió a tan odiosos actos sólo por temor. Con el paso de los días se iba enterando por doquier de las divinas travesuras del niño Krishna. Los actos de Dios son maravillosos y misteriosos. Entretanto, los mensajeros de Kamsa estaban en una intensiva búsqueda de Krishna. Finalmente, descubrieron a Krishna en Repalle e informaron a Kamsa.

Se dice que »el discernimiento no funciona cuando uno está destinado a ser destruido» (Vinashakale Viparita Buddhi). Kamsa empezó a enviar a muchos poderosos demonios a Repalle para matar a Krishna. Pero Krishna, con su tremendo poder, los destruyó a todos. El fin de Kamsa se acercaba rápidamente. Él diseñó una treta para atraer a Krishna y Balarama a Mathura con el fin de matarlos. Kamsa envió a sus mensajeros a Repalle para traerlos a Mathura para que asistieran a algún yajña que él estaba llevando a cabo. Envió a Akrura, quien adoraba a Krishna y a Balarama, para que los persuadiera de ir a Mathura con él.

Al entrar los hermanos a la ciudad, los ciudadanos de Mathura quedaron embelesados con las encantadoras formas de Krishna y Balarama. Estaban sufriendo de profunda frustración y angustia por las atrocidades cometidas por Kamsa y le oraron a Krishna que los rescatara. Al ir prosiguiendo Krishna y Balarama hacia el palacio de Kamsa, se encontraron con una mujer que solía suministrar guirnaldas a Kamsa cada día. Krishna tomó dos guirnaldas de ella, y se las pusieron el uno al otro. Luego encontraron al lavandero real, tomaron los vestidos de seda de Kamsa y se vistieron con galas reales. Luego se encontraron con una jorobada llamada Kubja que estaba llevando perfumes y aromas a Kamsa. Ella tenía una fea apariencia con un cuerpo todo torcido. Ella sabía que Krishna era Dios. Viendo a los dos hermanos, ella sintió una gran alegría y asperjó a los hermanos con los perfumes. Ella dijo: »Krishna, hoy mi vida ha llegado a su plenitud. Debo haber realizado grandes penalidades en el pasado para merecer esta oportunidad de servirte». Entonces ella le rogó a Krishna que le enderezara su cuerpo. Krishna plantó su pie en los pies de ella, la agarró por la quijada y la levantó. ¡Y he aquí! Su joroba desapareció. Ella asumió la forma de una hermosa mujer. Así es como Krishna demostraba sus poderes divinos realizando muchas hazañas estupendas y en el proceso aliviaba a muchos de sus maldiciones.

Krishna y Balarama entraron a la corte de Kamsa como dos cachorros de leones. Vencieron a los luchadores de la corte. Después, Krishna, en un instante, saltó a la plataforma donde estaba sentado Kamsa, lo sujetó y le asestó severos golpes. Balarama, con igual fuerza, se unió. Juntos, volvieron pulpa a Kamsa. Viendo esta horrible matanza de Kamsa, la asamblea estaba sobrecogida de temor. Estaban asombrados de que un muchacho tan joven como Krishna pudiera vencer al poderoso Kamsa. Había un pelotón de soldados especialmente delegados por Kamsa para matar a Balarama y Krishna. Tampoco pudieron ellos resistir al ataque de Krishna. Finalmente, cayeron a sus pies y le pidieron misericordia.

Fuente: Discurso del 19 de Agosto de 2003.

Los lilas (juegos) de Krishna tenían por objeto revelar Su Divinidad

Al no reconocer Su Divinidad, muchas personas injuriaron a Krishna llamándolo un galanteador y un ladrón. Estas acusaciones no van en detrimento de Su grandeza. Nacen de la ilusión. Los hombres cometen el mismo error acerca de sí mismos, olvidando su divinidad inherente e identificándose con sus cuerpos. Krishna apareció en forma humana para enseñarle a la humanidad a trascender su conciencia corporal.

Debe comprenderse claramente que Krishna era dicha manifestación de la Divinidad. El nombre Krishna tiene que ser correctamente comprendido. Krish + Na = Krishna. Esto significa que Él es alguien que cultiva (Krish) el corazón. Karsh + Na es otra derivación, que indica que Krishna es alguien que atrae, Karshati-iti-Krishnah. Krishna atrae a la gente no sólo a través de la incomparable belleza de Su forma sino también a través de Su música, Su danza, Sus juegos y Sus palabras. Krishna, mediante Su comportamiento encantador, podía transformar la ira de las Gopis hacia él a causa de sus travesuras en una broma divertida.

Eso no era todo. Krishna, al cumplir la promesa que le había hecho a la Madre Tierra, liberó al mundo de muchos gobernantes malvados y buscó establecer el reino de la Rectitud para la protección de los buenos.

La Divinidad encarna de era en era con el propósito de proteger a los virtuosos, castigar a los malvados y establecer el Dharma. Se dice que Krishna destruyó a muchas personas malvadas. Sin embargo, esto no es del todo correcto. Fue su propia maldad la que destruyó a estas personas malvadas.

Hoy, si la Divinidad quisiera castigar a los malvados y proteger a los virtuosos, no habría una sola persona totalmente recta. Todos merecerían un castigo. No es cuestión de destruir a los malvados. Hoy la tarea es transformar el Adharma (la falta de rectitud) en Dharma (rectitud). ¿Cómo ha de hacerse? Solamente a través del amor.

Fuente: Discurso del 28 de Agosto 1994.

Deja un comentario!