Enseñanzas de Sai Baba: «El verdadero maestro espiritual es el que no tiene egoísmo, y puede elevar al discípulo a su propio nivel»

Por Sathya Sai Baba

El verdadero significado de Guru es “aquel que disipa la oscuridad de la ignorancia”. Otro significado de la palabra es “aquel que está más allá de los atributos y las formas, es decir, el Ser Supremo (Brahman)”. Si este Ser está dentro de ustedes, ¿cuál es la necesidad de buscar a alguien que les enseñe? Un maestro que enseña a otros ha debido tener un maestro él mismo. Quien no tiene un Guru por encima de sí es el verdadero Guru. Por lo tanto, ustedes son su propio Guru. No necesitan buscarlo en otra parte. Los así llamados Gurus de la actualidad intentan impartir mantras y recibir una ofrenda de dinero como Guru- Dhakshina en el día de Guru- Purnima. El mantra es susurrado en el oído, y la mano es extendida para recibir una ofrenda. Esto es lo que ocurre hoy. No es la señal propia de un Guru. Ustedes son su propio Guru. Todas las potencias están en su interior. El Gayatri Mantra así lo indica.

¿Quién es digno de ser un maestro o Guru y quién es digno de ser un discípulo o shishya? Si examinamos el Gita, sabremos si somos los discípulos ideales o no. En el Bhagavad Gita, el discípulo es el mejor entre los hombres (narottama), el Guru es la Persona Suprema (Purushottama); el discípulo es un alma grande (mahatma), el Guru es el Alma Suprema (Paramatma); el discípulo es una persona ideal (adarsha murti); el Guru es una encarnación de lo Divino (Avatara murti); el discípulo (shishya) es un actor (patradhara), el Guru es el director del drama (sutradhara); el discípulo es el que empuña el arco (dhanurdhara); el Guru es el Señor del Yoga (Yogeshvara). Es este tipo de relación Guru-discípulo el que ilustra la combinación ideal.

El verdadero Guru es el que no tiene ningún ego o egoísmo, y puede elevar al discípulo a su propio nivel. El vestirse con una túnica azafrán, el pronunciar unos pocos mantras y exponer algunos textos son las señales de muchos Gurus estos días. Las señales de un verdadero Guru son: amplitud de corazón, absoluto desinterés, pureza en el vivir, estar libre de adquisividad, ausencia de envidia y ecuanimidad en su conducta hacia cada uno. El estar libre de envidia es una cualidad esencial en un Guru o en un discípulo, porque la envidia es la causa raíz de muchos males.

El papel del Guru es conducir al discípulo en el camino hacia Dios. Debe enseñarle el verdadero propósito para el cual ha de usar sus órganos sensorios – sus ojos, su lengua y sus miembros. Todos los sentidos deben ser usados para descubrir y experimentar lo Divino.

Fuentes: Discursos del 30 de Julio de 1996 y el 13 julio 1984.

Deja un comentario!