Llamadores de Ángeles: qué son, para qué sirven, su leyenda, historia y el significado de los colores

¿Has oído hablar del llamador de ángeles? Aquí compartimos toda la información necesaria para que, de ahora en adelante, los ángeles estén contigo, y para que puedas regalar su presencia a tus seres queridos. Su finalidad es la de proteger a quien lo posee y de favorecer su bienestar. ¿Conocías el poder de este maravilloso objeto?

¿Qué es el llamador de ángeles?

Se trata de una pequeña pero hermosa pieza de joyería utilizada como amuleto de protección desde hace muchos años en diversos lugares del mundo. El llamador de ángeles posee una forma de esfera que en cuyo interior posee una esfera de menor tamaño que emite un sonido muy particular al ser agitada. La esfera exterior puede tener una apariencia lisa o puede presentar un bonito labrado. Emite un timbre sutil y armonioso cuando es agitado, un sonido muy relajante para quien lo lleva puesto.

La leyenda cuenta que el tintineo suave, que es único para cada esfera, posee propiedades mágicas y maravillosas: principalmente tiene el poder de llamar al ángel de la guarda de la persona que usa este collar, para proporcionarle protección, bienestar y la orientación espiritual que necesite.

Este hermoso amuleto tiene como función proteger y velar por la seguridad de la persona que lo posee, es un amuleto personal y no puede ser utilizado por otro. Suele ser usado como dije en el cuello, como pendientes, pulseras. También, muchas personas suelen colocarlo en las puertas de las casas o en el borde de las cunas de sus pequeños.

El llamador de ángeles forma parte de la joyería ancestral que se utiliza desde hace siglos en muchas culturas, desde Indonesia hasta México.

Las leyendas

Existen varias leyendas sobre la historia y orígenes de los llamadores de ángeles. Quizás la más hermosa sea una leyenda que nos cuenta que, hace miles de años, los humanos vivían en contacto directo con sus Ángeles Guías o Ángeles de la Guarda, y que, por alguna razón seguramente vinculada al Pecado Original, tuvieron que dejar de vivir conjuntamente con ellos. Los ángeles, apenados por la pérdida de la compañía de los humanos -los seres que más amaban- obsequiaron a éstos colgantes esféricos de plata pura que, al agitarlos, sonaban como campanillas. Estas esferas eran un símbolo de protección.

Los ángeles se despidieron de los humanos y les explicaron que, aunque ya no los volvieran a ver, si se sentían en peligro, desprotegidos o simplemente tristes, sólo necesitaban agitar la esfera, ya que, cuando escuchara su sonido, el Ángel Guía -Ángel Guardián- de cada uno acudiría en su ayuda o compañía.

Los ángeles no desean desamparar a las personas, por eso decidieron entregar una pequeña esfera que producía un sonido muy armonioso al será agitada, sonido que a ellos les agrada mucho. Les explicaron a los humanos que cuando los necesitaran, solo debían sonar el amuleto y ellos vendrían a protegerlos como siempre lo habían hecho. Así, según las creencias, cada persona tiene un Ángel guardián y cada esfera emite un sonido particular que solo un Ángel reconocerá. Es por eso que cada amuleto es únicamente para una persona, no debe ser usado ni tocado por nadie más:

Los ángeles pusieron una única condición: el colgante sería de uso exclusivo y personal, pues todos tenían un sonido propio y reconocible por cada Ángel Guía -Ángel de la Guarda-, y este ángel no puede ser «prestado» a otra persona. Si se contravenía esta condición, la magia y protección de la esfera desaparecería. También explicaron a los humanos que el mismo colgante podía ser utilizado por una madre y su bebé mientras éste se encuentra en gestación, ya que, en ese estado, ambos comparten un Ángel Guía. Una vez que el bebé hubiera visto la luz, la madre debía decidir si el colgante se utilizaba para su protección o para la de su hijo recién nacido.

Nuestros antepasados decidieron llamar a estos colgantes «llamadores de ángeles». Su timbre suave y armónico es también un recordatorio para que vivamos el presente, una invitación para calmar el ritmo en este mundo moderno agitado y lograr centrarnos en lo que es esencial. Estos amuletos se han utilizado desde tiempos medievales a modo de protección espiritual. Uno de sus usos más reconocidos, es el llamador de ángeles para futuras madres.

Un poderoso vínculo entre la madre y el bebé

En la cultura maya, estos collares eran usados durante el embarazo para proteger a las mujeres embarazadas y a sus bebés. Al ser una madre un ente poderoso que lleva una vida dentro, el manejo de las energías debe ser muy importante en ella, dependiendo de los ambientes donde se desenvuelva puede haber mucha energía negativa alrededor del bebé, por tanto, los llamadores de ángeles son excelentes para proteger la energía pura del no nacido y para seguir protegiéndolo después de su nacimiento.

Después que el bebé nazca, el collar puede ser mantenido por la madre o puede obsequiarlo al bebé recién nacido con el objetivo de cuidarlo durante el sueño y calmarlo con el timbre suave y tranquilizador, además de protegerlo a diario invocando la presencia invisible de su ángel de la guarda.

También se dice que el armonioso sonido del dije logra calmar al pequeño cuando se encuentra en el vientre de su madre y luego al nacer son capaces de reconocer el sonido lo cual los ayuda a relajarse y dormir con mayor rapidez. Un feto comienza a escuchar los sonidos del mundo exterior a las 20 semanas de embarazo. Este es el momento perfecto para empezar a usar un collar llamador de ángeles, ya que el bebé puede escuchar el sonido de la campana suave cada vez que su madre se mueve. Después del nacimiento, el bebé estará familiarizado con el sonido relajante del amuleto y se tranquilizará, lo que convierte a estos collares en un genial recurso para calmar al bebé, como un recordatorio de la calidez y el confort de la matriz y la presencia invisible de su madre.

Una pieza de joyería de maternidad muy significativa

Más allá de su efecto calmante para el bebé y la protección espiritual que puede brindar este amuleto, los llamadores de ángeles son joyas que crean una historia de tradición entre madres e hijos. Cuenta la historia de un vínculo que se mantuvo durante el embarazo, que estuvo presente después del nacimiento durante los primeros meses de vida y que puede acompañar al hijo y a la madre durante toda la vida, reforzando ese lazo sagrado a través de un objeto mágico.

Su suave sonido de la campana simboliza esta unión poderosa, única e íntima compartida entre la madre y el bebé, una unión que trasciende las fronteras de la vida, del tiempo y del espacio. Si un hijo conserva este amuleto obsequiado por su madre al nacer, podrá recordar su calidez, amor y presencia, en cualquier momento de su vida. Si es una hija quien lo recibe, puede usarlo durante su primer embarazo y obsequiarlo a su primogénito como forma de continuar con esta hermosa tradición.

Sabemos que los ángeles son eternos y que pueden proteger a varios miembros de una misma familia, que están fuertemente unidos por este lazo. La protección espiritual es algo sumamente necesario cuando apenas se ha llegado a este mundo, por ello, los llamadores de ángeles son una gran herramienta para lograrlo.

¿De qué material está hecho el llamador de ángeles?

Por lo general, el llamador de ángeles es de metal. Comúnmente la plata es el material de elección. A pesar de ser más costosa, son los que más se comercializan y los que tienen mejores ventas.Actualmente también son elaborados en alpaca, un material un poco más accesible pero también hermoso. Sin embargo la plata sigue siendo el material preferido de muchos.

Al momento de la elaboración, el orfebre trabaja la esfera interna de plata y en su interior pone unas pequeñas campanitas. Pueden ser fragmentos de metal o de cristal. La idea es que al ser agitado, la fricción o el choque de las piezas con el metal produzcan un delicado y armonioso sonido en una frecuencia muy baja que muchas veces puede ser ignorado por las personas que se encuentren alrededor.

Dónde colocarlo

Se lleva en el cuello como colgante. También puede ser ubicado en el hogar, preferentemente en una puerta o en una cuna: en la puerta, porque, al abrirla y cerrarla, provocamos que el llamador de ángeles se mueva y suene; en la cuna, para hacerlo sonar antes de que se duerma el bebé y proteger, así, su sueño. De hecho, aunque el llamador es para beneficio exclusivo de la persona portadora, protegería al futuro hijo aun estando en el vientre materno. Para ello, se utiliza una cadena de 70 centímetros, como mínimo; así, el llamador quedará a la altura del bebé. Eso sí: una vez que éste haya nacido, puede ser utilizado únicamente por uno de los dos, madre o hijo. En algunos países del continente asiático, se les asocia con la chakra del corazón que se encuentra justamente a la altura del ombligo, motivo por el que un collar llamador de ángeles deben tener una longitud específica para que la esfera quede siempre a la altura del ombligo de la futura madre.

Significado de los colores

Cada color tiene su significado particular. Las esferas que se encuentran dentro del llamador de ángeles, suelen tener una simbología que dependerá de su color. A continuación, presentaremos el significado de cada color que hace que cada llamador de ángeles sea el correcto para cada persona.

El blanco representa la perfección brillante, la inocencia, la pureza y la inmortalidad. Este color es esencial cuando quieres lograr un perfecto estado de paz en tu vida. Úsalo cuando te sientas estresado y desorientado. Es considerado el color absoluto. Representa la unidad, denota perfección, inocencia, pureza e inmortalidad. Además, está asociado con los nuevos comienzos, la verdad, la limpieza y sobre todo la paz. El blanco es el color más fuerte de todos, pese a que su tono no sea imponente como otros, es más bien natural y positivo.

Negro: su aspecto es misterioso y elegante. Úsalo cuando estés buscando tu fuerza interior. Es un color oscuro que puede dominar la luz, representa autoridad, elegancia, misterio y por ende, también la noche. Su apariencia se debe a la ausencia de todos los demás colores e incluso es asociado a la sensualidad, así como también al orden, la previsión, austeridad y vida y fuerza interior.

Marrón: encarna la fertilidad, despierta sentimientos de confort y calor. Es un color que al ser combinado con otros colores luminosos provoca un efecto que los hace resaltar, además, representa fuertemente a la naturaleza por estar presenta en la misma con todas sus tonalidades, por lo que la calidez y sabiduría son sinónimos del color marrón.

El verde representa la esperanza, la salud, el equilibrio y la honestidad. Genera una sensación de prosperidad, confianza y libertad, y es otro color que representa fuertemente a la naturaleza. En las personas supone el buen ánimo, el equilibrio emocional y la paz interior. Úsalo cuando sientas la presencia de alguna enfermedad o cuando quieras llenar tu vida de buenos deseos.

El rojo es un color cálido que representa la fuerza, el fuego, la pasión y el amor, a la vez que advierte precaución. Úsalo para mejorar tus relaciones de pareja, de trabajo, o para avanzar el amor en tu familia.  Es asociado con el optimismo, el triunfo, el poder, el coraje, la valentía y el ser capaz alcanzar las metas propuestas. Además, es el color predilecto para las personas más atrevidas.

El color turquesa representa el equilibrio, la comunicación, la honestidad y la confianza en sí mismo. Úsalo cuando en tu vida hallan grandes cambios y necesites el mayor equilibrio posible. Es un color que produce sentimientos de serenidad, gracias a que es una combinación entre el color blanco y azul. Visualmente te hace sentir enfocado, pues deja atrás la confusión y el agobio, por lo que también es relajante.

El azul representa los sentimientos, la fluidez, la responsabilidad y el poder de concentración. Excelente para estudiantes, profesionales y personas que requieren usar todo el poder de su mente. Significa sensibilidad, fluidez y responsabilidad, el azul en todas sus tonalidades origina dos sensaciones muy fuertes de tranquilidad y pureza. En las personas representa honradez, sinceridad y honestidad, además de poder ayudar con la claridad de las ideas y con la capacidad de concentración de cualquiera.

El color púrpura o morado representa la libertad y el equilibrio. Es la combinación entre dos colores fuertes; el rojo y el azul, por ello denota libertad y equilibrio. Es el color de la independencia, la imaginación y espiritualidad. Se asocia a la paz emocional, pues tiene efectos de limpieza interior y liberador en las personas. Úsalo como forma de protegerte durante largos viajes o cuando estés buscando el camino de la sabiduría.

El oro representa la riqueza. Es el color de la independencia. También es el color de nacimiento, el sol y el brillo puro, de la pureza y la obtención del éxito en diversos aspectos de la vida. Esta tonalidad es sinónimo de la abundancia no solo material, sino también intelectual, por lo que se asocia al buen entendiendo y la sabiduría e igualmente al nacimiento y nuevos comienzos. Úsalo para aumentar tus ganancias y conseguir la prosperidad en tu vida.

El amarillo trae la felicidad y crea vitalidad y optimismo. Es un color que se asocia a la luz que genera el sol, de igual la forma representa organización y la toma de buenas decisiones. El amarillo puede facilitar la comunicación y la buena expresión de las palabras, pues también es asociado con la buena expresión de los pensamientos. Úsalo cuando te sientas deprimido y lleno de emociones negativas que debes ahuyentar de tu vida.

El color naranja representa la energía. Te otorga el poder, la autoestima y estimula la actividad. Transmite emociones positivas. El naranja es considerado un color exótico y logra ilustrar el éxito y representar a la familia. Su efecto es de tranquilidad inmediata en las personas y es excelente para las nuevas etapas de la vida. Úsalo cuando comiences una nueva etapa en tu vida y necesites apoyo espiritual.

El rosa oscuro es el color de los caracteres fuertes, dominantes y preocupados por el estilo. Debido a sus tonalidades de rojo y azul, es para personas dominantes, seguras de sí mismas y con estilo. Además el color rosa es seductor, logra proyectar sensualidad y valentía. 

El rosa claro es amable, tierno, da esperanza y calma en momentos difíciles. Logra realzar la femineidad en las mujeres al ser una combinación del color rojo y blanco, además, representa fielmente el romanticismo. El rosado es capaz de transmitir juventud y belleza, y te ayudará a encontrar el amor.

Gris: es el intermedio entre el negro y el blanco, por lo que significa neutralidad, sabiduría, sentido común y tolerancia, tanto el gris claro o en tono más oscuro. Este color en las personas les da un aspecto intelectual y madurez. Es fuertemente asociado con la autosuficiencia, el autocontrol y la independencia.


Espero que te haya gustado la información. Ahora que ya los conocés, ¿cuál es tu favorito?

Gracias por compartir, y que la bella energía de los ángeles anide en tu corazón y guíe tus pasos.

 

Fuentes: anuncioesoterico, bebedeparis, joyaestilo y tarotdelosangeles.

Autor entrada: Padme

Deja un comentario!