La magia de los ángeles es tu magia: 5 curiosidades que te ayudarán a recordar tu conexión con ellos

En los últimos años se ha puesto de moda el tema de los ángeles, y la gente que logra “conectar” con ellos, afirman sentir y vivir grandes cambios y sincronías en sus vidas. Nos han enseñado que los ángeles son seres ajenos o diferentes a nosotros, fuerzas invisibles a las que podemos pedir ayuda en cualquier momento (la cual otorgan sin juicios y con gran alegría), y eso ha llevado a que mucha gente dependa para todo de ellos (desde encontrar lugar de estacionamiento, hasta sanar alguna enfermedad o padecimiento de un ser querido), cuando en realidad, lo que los ángeles quieren es que aprendamos a confiar en nosotros mismos, en nuestra guía interna, a tal nivel que recordemos que nosotros también somos parte de Dios y, sobretodo, que nosotros mismos somos ángeles encarnados.

Los Ángeles pueden manifestarse en nuestras vidas de distintas formas, olores y colores. Pueden ser desde señales muy sutiles que lleven un significado muy profundo para nuestras vidas, hasta situaciones tan triviales como escuchar en la radio una canción que hable acerca de Ángeles o que nos dé un mensaje muy particular que necesitemos escuchar.

Compartimos 5 curiosidades que no sabías sobre los ángeles y que espero que te ayuden, no sólo a desarrollar tu conexión con ellos, sino también a recordar que tú eres todo lo que existe y fuera de ti no hay nada, ni siquiera los ángeles:

1. Los ángeles no son personas invisibles, son energías.

Seguramente has visto imágenes de ángeles representados como grandes guerreros con alas, como niños de rostros sonrientes o pequeños bebés con alas y dulces sonrisas. Bueno, pues los ángeles no son eso, al menos no literalmente. Lo que ves en las pinturas e imágenes de los ángeles y arcángeles son sólo representaciones de la energía que ellos son. Los ángeles son, igual que tú y yo, seres que representan una parte de la consciencia o la energía de Dios, la parte de Dios que siempre está ahí para ti, que te ama incondicionalmente, que es incapaz de juzgarte o juzgar a otros, la parte de Dios que hace que hace posible todo lo que pides desde el corazón.

Cada arcángel representa la energía de una virtud divina que todos los seres humanos vinimos a desarrollar, mientras que el resto de los ángeles (como los ángeles guardianes o custodios) representan la energía del amor incondicional y la permisión infinita de Dios.

2. Los ángeles no son seres ajenos a ti.

Si partimos de la idea de que tú eres parte de todo lo que Dios es, entonces fuera de ti no hay nada, ni siquiera los ángeles. Los ángeles son parte de ti porque los ángeles son la manifestación invisible del amor infinito que Dios es y fueron creados para recordarte que tú eres la manifestación visible de ese mismo amor.

Mientras consideres que los ángeles son seres ajenos a ti, siempre tendrás la incertidumbre de si están contigo o no, de si pueden ayudarte o no, e incluso si mereces estar en contacto con ellos, pero cuando entiendes que ellos también son parte de ti, cuando te permites percibirlos como esa parte de ti que es capaz de amar incondicionalmente, de no juzgar, de manifestar todo lo que quieres y de ser una gran contribución para el mundo, entiendes que la energía que los ángeles son está siempre a tu disposición para que tú mismo puedas re-crearte y re-crear la vida que realmente quieres.

Los ángeles no quieren que dependas de ellos, quieren que recuerdes que en la medida en que te permites ser el amor, la compasión, la permisión y el gozo que realmente eres, y en la medida en que te permites pedir ayuda a esa parte de ti mismo que lo es, lo sabe, lo tiene y lo puede todo en Dios, en esa medida tú empiezas a convertirte en un ángel terreno.

3. Sólo tienes que pedir.

La mayoría de los autores coinciden en que todas las personas pueden conectar con los ángeles, pero no todos coinciden en el “cómo”. Muchos hablan de hacer rituales y oraciones, prender velas, poner altares y hasta abrir la puerta de tu casa a media madrugada para dejarlos entrar. La realidad es que hay una forma mucho más sencilla de conectar con los ángeles y esa forma es PEDIR. Para establecer una relación con los ángeles lo único que tienes que hacer es pedirles que se hagan presentes para ti, pedirlo de una forma tan simple como: “angelitos, les pido que me permitan sentir su presencia en este momento” o “ángel de mi guarda, ¿me puedes decir tu nombre?” o “angelitos, tengo dificultades con …. ¿me pueden ayudar?”

Crear una relación con los ángeles es tan simple como crear una relación con un nuevo amigo; se trata de estar en disposición de conocerlos, de procurarlos y frecuentarlos y de estar abierto a recibir su presencia en cualquier momento.

4. Deja ir tus conceptos.

Una vez que te abres a la posibilidad de establecer una relación con tus ángeles, el truco está en hacer a un lado todos los conceptos que tienes sobre ellos, ya que tus conceptos y conclusiones los limitan a ser y a actuar únicamente dentro de los parámetros que tú mismo estableces.

¿Y si los ángeles fueran más que seres de luz, alados, invisibles y difíciles de contactar? ¿Y si los ángeles pudieran lucir de manera distinta a como tú los imaginas? ¿Y si los ángeles pudieran hacerse presentes y comunicarse contigo en cualquier forma, momento y lugar? ¿Y si la forma en que los ángeles quieren ayudarte fuera completamente distinta a la ayuda que tú crees que tienen que darte, cuántas más posibilidades habría para ti? Deja ir tus conceptos sobre lo que crees que son los ángeles, para que los ángeles puedan mostrarse ante ti de una forma en que realmente puedas permitir y recibir su presencia y su energía.

5. La magia de los ángeles es tu magia.

Conforme te vayas relacionando con tus ángeles, notarás que cosas mágicas empiezan a suceder en tu vida; aparecerán señales, sincronicidades e incluso emociones que tal vez nunca creíste posibles.

Puedes creer que todo eso es producto de la magia de los ángeles, perotú eres todo lo que existe y fuera de ti no hay nada, entonces esa magia que empezarás a manifestar en tu vida no es otra que tu magia, que se hace posible y visible conforme vas permitiéndote creer en nuevas posibilidades, conforme vas poniendo tus dudas y miedos en manos de esa parte de ti que es más grande, más sabia y más amorosa de lo que tú te habías permitido ser hasta ahora. La magia de los ángeles en tu vida se empieza a manifestar cuando, a través de creer en ellos, empiezas a creer en ti y en que la vida siempre conspira a tu favor.

¿Qué magia y qué milagros serías capaz de experimentar si te permitieras verte y ver el mundo con los ojos de los ángeles? ¿De qué formas extraordinarias se están haciendo presentes los ángeles en tu vida?

Autor entrada: Padme

Deja un comentario!