Budismo: Mantras para construir relaciones sanas, por Thich Nhat Hanh

Los mantras de amor son afirmaciones que invocan la comprensión y el apoyo mutuo entre dos personas que se aman. Son frases sencillas que, sin embargo, ayudan a fortalecer el vínculo afectivo de una manera poderosa.

Thich Nhat Hanh es un maestro zen que ha reflexionado profundamente sobre el amor. Su obra más conocida es True Love. A practice for awakening the heart (Amor verdadero: una práctica para despertar al corazón). Este libro contiene valiosas enseñanzas y también incluye cuatro mantras de amor indispensables para fortalecer las diferentes relaciones afectivas.

Para Thich Nhat Hanh el amor debe ser fuente de dicha y no de sufrimiento. Sin embargo, se trata de un sentimiento que exige compromisos y promueve la evolución personal a través de ellos. Los mantras de amor son una forma de recordar esos pactos básicos de toda relación.

El verdadero amor se compone de entendimiento”.

-Thich Nhat Hanh-

Aunque los mantras de amor son particularmente aplicables a la pareja, también tienen incidencia en cualquier tipo de relación afectiva. Apuntan hacia la esencia del sentimiento amoroso, en el que los involucrados se apoyan mutuamente y se aceptan. Estos son los cuatro mantras que Thich Nhat Hanh propone.

1. Sé que estás aquí y eso me hace muy feliz

El primer regalo que se le puede hacer a alguien que amamos es reconocer su existencia y su presencia. Por eso el primero de los mantras de amor nos habla de reconocimiento. Se expresa en dos enunciados. El primero: “Sé que estás aquí”. Implica darle a entender al otro que estamos atentos a su existencia.

El segundo enunciado señala: “Y eso me hace muy feliz”. Así que no basta solamente con la atención enfocada al otro, sino que esta debe ir acompañada por un sentimiento de aprobación, de satisfacción. Es una forma de recordarnos y recordarle al otro la importancia de su presencia.

El maestro Thich Nhat Hanh recomienda recordar este mantra todos los días, al menos dos veces. Una vez para nosotros mismos, sin decirlo. Y otra vez diciéndolo a esa persona especial a quien queremos en nuestra vida, porque nos hace felices.

2. Estoy aquí para ti, uno de los mantras de amor esenciales

El segundo de los mantras de amor es el complemento del anterior. Significa, básicamente, hacer presencia en la vida del otro. Si estás atento a los sentimientos y las necesidades de otra persona es importante hacérselo saber a través de palabras o actitudes.

Hay muchas maneras de decir “Estoy aquí para ti”. Todo gesto y toda acción que signifique apoyo y respeto, es una forma de expresarlo. Esto implica que conocemos suficientemente al otro como para detectar los momentos en que necesita nuestra presencia.

También implica corresponder a sus gestos y palabras. Valorar lo que nos da. Así mismo, siempre es bueno decirlo con palabras en el momento indicado. Si alguien amado dice “Estoy aquí”, muchas preocupaciones y cargas terminan aliviándose.

3. Sé que estás sufriendo y puedes contar conmigo

En el lenguaje del amor es muy importante hacerle saber al otro que no estamos a su lado solamente cuando todo va bien. También es necesario que desarrollemos suficiente sensibilidad como para detectar el sufrimiento en quien amamos.

Solamente con que otra persona note que estamos sufriendo, ya nos hace un gran aporte. El reconocimiento de ese malestar es una forma de validar lo que sentimos y de expresar respeto por ello. Por lo tanto, es una manera de reafirmar el ser del otro.

Nadie tiene la obligación de hacerse responsable por el sufrimiento de otro, pero sí puede brindarle su escucha, su comprensión y una palabra de aliento. No siempre es fácil comprender las razones que el otro tiene para sufrir, pero con estar ahí y no cuestionarlo, basta.

4. Estoy sufriendo y necesito ayuda

El maestro Thich Nhat Hanh señala que este es el más difícil de todos los mantras de amor. Significa superar el orgullo y el miedo. También supone no dejarnos llevar por una falsa autonomía y estar en capacidad de confiar en el otro cuando lo necesitamos.

Por más que alguien nos conozca, no siempre se va a percatar de que estamos sufriendo. Tampoco es posible que siempre logre conocer la magnitud de ese sufrimiento. Expresarlo es una manera de facilitar la comprensión y el entendimiento. Este mantra anuncia que estamos en una situación particular y necesitamos del apoyo del otro.

En este caso lo mejor es expresarlo con palabras, pues de lo contrario se puede prestar para malos entendidos. Mucho mejor si la persona es capaz de expresar de qué manera puede ayudarle el otro. De este modo, el malestar o el motivo de sufrimiento se acota y así se evita que se extienda y contamine el vínculo de amor.

Fuente: La mente es maravillosa

Autor entrada: Padme

Deja un comentario!