¿Cómo meditar en un minuto? Técnicas y práctica

Si bien nuestra mente es una máquina maravillosa con una capacidad infinita para crear, aprender y recordar, muchas veces se atasca en preocupaciones y pensamientos poco productivos o angustiosos.

Pensamos, por lo general, que para alcanzar un estado de bienestar y calma en nuestro interior necesitamos recurrir a meditaciones prolongadas, cruzar las piernas en postura de loto y acudir a lugares silenciosos y apartados (esa típica imagen zen que no siempre podemos imitar), sin embargo, la meditación es una técnica que puede emplearse en cualquier lugar, a cualquier hora y sin necesidad de extenderse demasiado.

Si quieres manejar mejor tus pensamientos, vivir de una manera más consciente y entrenar tu mente, la falta de tiempo ya no es excusa para no empezar a meditar.
Entrar en un estado de bienestar de forma consciente, sobrellevar el frenético ritmo de vida al que estamos acostumbrados y desconectar de esos pensamientos negativos que nos agobian a lo largo del día, es posible con una sencilla forma de meditación que puedes realizar en cualquier momento y estés donde estés. Se trata de la “meditación en un instante” o “meditación en un minuto”.

La técnica de la meditación del momento te permite desconectar y recuperar fuerzas en sólo un minuto. Es una estrategia para centrar la mente en el momento presente, que no divague en el pasado o el futuro y se aleje del agobio y las “trampas” que suelen aparecer en nuestros pensamientos.

Aunque esta meditación se llama meditación del momento y supone entrar en solo un instante es ese estado de bienestar que buscamos, el psicoterapeuta Martin Boroson recomienda aprender esta técnica durante un minuto, ya que un minuto tiene un comienzo y un final y nos parece más tangible que un instante. Sin embargo, una vez que te habitúes a esta técnica y la hagas parte de tu rutina, podrás ir reduciendo ese minuto hasta conseguir meditar y centrar tu mente en sólo un instante todas las veces que quieras.

¿Cómo meditar en un minuto?

Es muy sencillo:
-Deja de hacer lo que estés haciendo y siéntate un momento sin que nadie te moleste.
-Mantén tu espalda recta, pero sin sentir tensión.
-Apoya tus pies en el suelo.
-Sitúa tus manos sobre las rodillas o entrelazadas, como estés más cómodo, siempre de una forma simétrica.
-Cierra tus ojos. Puedes sonreír si te apetece hacerlo.

Durante este minuto céntrate en tu respiración. Intenta dejar tu mente alejada de pensamientos, que no se disperse, ese es tu reto.
Si tu mente se distrae, vuelve a centrarte en tu respiración, hazlo cuantas veces sea necesario.

¿Cuándo usar la meditación en un minuto?

Cuando estés estresado y necesites recuperar el sosiego y la tranquilidad, cuando no puedas dormir o precises un impulso de energía y creatividad.

Usa la meditación del instante para abandonar los estados de ira, tristeza o  preocupación, retornando a un sentimiento de bienestar y serenidad.

Puedes usar tu minuto de meditación esperando en la cola de un banco; en el autobús camino al trabajo; antes de un examen o entrevista importante…da igual el lugar y el momento, llena tu mente de energía renovada y céntrate en el momento presente.

La meditación en un minuto es una herramienta muy sencilla que te tomará muy poco tiempo. Practícala a diario y notarás los maravillosos resultados en tu vida.

Fuentes:

Canal de Youtube de Planeta Holístico

Natura y Terapia

Autor entrada: Padme

Deja un comentario!