El Reiki: la Energía Vital Universal

Mikao Usui

El 15 de agosto se conmemora el nacimiento de Mikao Usui, pionero descubridor del sistema de sanación, autosanación y relajación llamado Reiki.
El Sensei (profesor) nació un 15 de Agosto de 1865 en Taniai, en la actualidad Miyama cho en el seno de una familia que pertenecía a una clase privilegiada: era hatamoto (samurai al servicio directo de un shogunato) del clan Chiva, (la guardia personal del shogun).
Su formación espiritual se relacionó con el budismo Tendai y desde niño estudió en un monasterio.
Mikao Usui como todos los jóvenes de su clase tuvo una educación muy orientada al arte y una gran inclinación por la poesía. Viajó por Europa, Estados Unidos y estudió en China Fue un sacerdote tendai lego, llamado zaike. Esto implicaba que podía seguir viviendo con su familia sin necesidad de hacerlo en el templo. Cuando se convirtió en zaike, adoptó el nombre de Gyoho.

El Budismo Tendai y su camino espiritual

El budismo tendai fue introducido en Japón por Saycho en el comienzo del siglo XIX y Nagarjuna es su patriarca. Su creencia es que el Lotus Sutra es la enseñanza completa de Buda y usa mudras y mandalas.
Se dice que Mikao Usui, en el año 1922, durante una meditación de 21 días en el monte Kurama recibió una gran energía espiritual que probó en si mismo y en sus familiares comprobando sus positivos resultados. Algunos investigadores sostienen que los 5 preceptos ya eran enseñados por Mikao Usui en el año 1915 como pautas para el desarrollo espiritual.
Usui enseñaba Usui-do o “el camino de Usui” y practicaba con la gente aquello que puede haber sido llamado Usui teate o “sanación Usui con las manos”. El término reiki habría comezado a usarse cuando Mikao llegó a Occidente. La diferencia de las enseñanzas de Usui de otros métodos de sanación con las manos, muy comunes en Japón, son las reiju o armonizaciones que les recuerdan a los alumnos su conexión espiritual y que el objetivo es alcanzar la plenitud. Las posiciones de las manos parecen haber sido agregadas como una forma de ayuda a aquellos a los que no les era fácil trabajar de manera intuitiva y los símbolos para ayudar a invocar a una energía específica.
Mikao Usui murió el 9 de Marzo de 1926 a los 62 años de edad de un derrame cerebral.

Legado

El legado de Mikao Usui al mundo son sus enseñanzas. El deseaba que llegaran al pueblo para beneficio de todos. Se dice que inició a 19 maestros, otros dicen que fueron 21. Lo importante es que sus deseos se han cumplido hoy en día con la gran cantidad de terapeutas que existen a través de todo el mundo. Hubo algunos grupos de practicantes japoneses de Reiki que han tratado de mantener el conocimiento recluido en grupos cerrados. Entre ellos la Usui Reiki Ryoho Gakkai, institución supuestamente fundada por Usui de la cual habría sido su primer presidente. Hay versiones que indican que esta institución fue fundada por sus alumnos después de su muerte. Algunos disidentes de esta institución han liberado algunas de las enseñanzas y de hecho Chujiro Hayashi al separarse de ella en 1931 e iniciar en 1938 como maestra a Hawayo Takata facilitó la introducción del reiki en Occidente.

Reiki: la energía que compartimos

¿Qué es?

La palabra “Reiki” es un vocablo japonés definido por dos términos: REI – Universal y KI – Energía Vital por lo que podemos interpretar Reiki como la Energía Vital Universal.

Por medio del Reiki canalizamos energía y ayudamos al paciente a poner en funcionamiento su sistema de defensas y a restablecer su salud.

El practicante actúa como canal transmisor permitiendo que Reiki fluya a través de él, e ingrese en la persona, animal o planta que lo recibe.

Es un método de transferencia de energía para facilitar el bienestar físico, emocional y espiritual de las personas. Se efectúa mediante la imposición de manos para reconducir la energía entre los chakras y reequilibrar el organismo.

Mikao Usui determinó que para que la sanación tuviera lugar, la persona debía estar internamente dispuesta a hacer el trabajo que implicaba la sanación y seguir adelante con su vida.

Para este trabajo implementó 2 reglas para el trabajo con energía, antes de siquiera contemplar una terapia para la sanación.

1- Trabajar sólo con personas que desean y piden la sanación.

2- Dar algo a cambio del tratamiento recibido (intercambio energético).

Los 5 preceptos del Reiki

Luego de un tiempo de trabajo y sanación de muchos concurrentes, Mikao Usui comenzó a notar que, a pesar de manifestar la intención para su propia sanación, muchas personas no podían avanzar en el proceso debido a su propia incapacidad para superar viejas creencias, experiencias y patrones de conducta.

Finalmente, Usui concluyó que había una relación directa entre los malestares que aquejaban a la humanidad y los procesos evolutivos o de aprendizaje. Decidió generar una guía sencilla de memorizar y tener en cuenta, que enmarcaba la correcta actitud hacia el proceso de la vida y la evolución humana. Esta guía se convirtió en los 5 principios de Reiki Usui:

1- Precisamente hoy no te irrites.

2- Precisamente hoy no te preocupes.

3- Trabaja con honradez.

4- Intenta ser amable con quienes te rodean.

5- Agradece los abundantes dones.

Trabajando todos los días en la aplicación de estos principios evolutivos, la persona tendría una guía para avanzar en su proceso de reconexión y sanación espiritual, mediante el cambio de su actitud ante la vida y los seres que la acompañaban en el camino.

¿En qué consiste una sesión de Reiki?

Una sesión de Reiki puede durar aproximadamente cuarenta y cinco minutos y el paciente permanecerá acostado en una camilla, descalzo y vestido. Durante la sesión se utiliza música suave y aromas como incienso o esencias (aromaterapia).

Se colocan las manos sobre una serie de ubicaciones en el cuerpo y la Energía Reiki fluye.

Durante un tratamiento, se siente una relajación profunda, una gran sensación de paz. Muchas personas se quedan dormidas, cosa que no influye para nada en el resultado final, algunas sienten un cosquilleo, calor o frío en diferentes partes del cuerpo según fluye la energía, otras personas ven colores, experimentan una sensación de “flotar” o sienten emociones que salen a la superficie y otras no sienten nada y no por ello el Reiki no está funcionando.

Se pueden hacer sesiones individuales para obtener una profunda relajación y sensación de bienestar momentáneo o bien el tratamiento de cuatro sesiones donde se trabaja más a fondo para sacar al paciente de algún estado de desarmonía.

Al finalizar este tratamiento se podrán tomar sesiones individuales con la frecuencia que el paciente necesite.

Se aumentan tu energía y tus ánimos, dándote un punto de vista más positivo sobre la vida.
Situaciones anteriores de estrés parecen no preocuparte como antes.

Muchos pacientes tras recibir sus primeras sesiones experimentan unos cambios que pueden resultar molestos. Es habitual, que en los días siguientes a la sesión se puedan tener sensaciones de náuseas, vómitos, diarrea, dolor de garganta o simplemente se pase una semana enfadado o de sentimientos a flor de piel. Entonces esta persona piensa que el Reiki le ha ido mal y que está peor que antes de empezar las sesiones. Esto es lo que se llama una crisis de sanación.

¿A qué llamamos una Crisis de sanación?

Una crisis de sanación es un proceso que se activa en nuestro ser, mediante el cual nuestro cuerpo físico libera toxinas acumuladas en nuestros órganos y nuestro cuerpo mental-emocional libera emociones o pone de manifiesto patrones de pensamiento que nos son nocivos. Esto es lo que llamamos una crisis de sanación.

Síntomas mentales-emocionales que podemos experimentar durante una Crisis de Sanación:

  • Ira
  • Tristeza
  • Miedo
  • Odio
  • Ansiedad
  • Síntomas físicos que podemos experimentar durante una Crisis de

Sanación:

  • Incremento del sudor
  • Incremento de la orina
  • Incremento de las evacuaciones
  • Sarpullidos
  • Vómitos
  • Síntomas de resfriado o gripe
  • Dolores de cabeza
  • Fiebre
  • Dolores del pasado

Cada persona responde al tratamiento de una manera distinta. Por lo general para sufrir una crisis de sanación se debe realizar un tratamiento de varias sesiones donde la persona se limpia a fondo de los bloqueos.

Cuanto más largo sea un tratamiento de Reiki más completos y duraderos serán sus efectos.Una sesión, por ejemplo, actúa sobre las consecuencias y resuelve problemas puntuales, por el contrario, el Reiki aplicado planificadamente y sin prisas se orienta hacia la causa de los males y armoniza al individuo y su globalidad. En estos casos el agravamiento aparente remitirá al cabo de dos o tres días, pero suele ser conveniente realizar más sesiones. Además, hay que tener en cuenta que un tratamiento integral afecta al conjunto del cuerpo, mente y espíritu.

Alguien puede visitar a un reikista para sanarse de una dolencia y al final del tratamiento haber cambiado totalmente de comportamiento, de modo de pensar o de forma de relacionarse con los demás. Esto se debe al re equilibrio emocional y mental que Reiki produce.

Mediante el Reiki se reviven acontecimientos pasados que muchas veces son desagradables y producen sentimiento de angustia, miedo, abandono o rechazo. Manifestar las emociones es necesario para limpiar el alma y liberarla energéticamente, pero da lugar a esas crisis emocionales que llamamos “catarsis”.

Cuando la energía desencadena estos fenómenos traumáticos también conocidos por los reikista como “removidas”, el paciente no debe asustarse y abandonar la sesión sino por el contrario, reafirmar su confianza en el poder del Reiki.

Complementaria, no alternativa

En caso de enfermedad debe considerarse como una terapia complementaria de la medicina tradicional o de la terapia psicológica convencional, nunca como una alternativa. Su valor calmante puede poner al receptor en disposición a afrontar su problema, pero no tiene ningún valor curativo ni debe hacerle cuestionar el tratamiento médico-farmacológico. Tampoco es efectiva con todo el mundo.

En primera persona: testimonios

La periodista Katia Rocha recurrió a esta terapia natural para aliviar el dolor emocional tras el fallecimiento de un familiar al que estaba muy unida. «Lo había probado antes, por curiosidad. La terapeuta entonces me dijo que estaba equilibrada y no me hacía falta». Un accidente de tráfico le arrebataba a su cuñado, padre de un sobrino de corta edad al que adora y desbarataba una familia que siempre ha estado muy unida.

«Regresé hace algo más de un mes y fue una experiencia increíble. Me ayudó a quitarme la angustia que me oprimía la boca del estómago. También a dormir mejor y a no despertarme llorando. Desde entonces he ido dos veces y me noto mejor. Igual de triste, pero con menos angustia». No puede dejar de emocionarse al recordar lo que experimentaba durante las sesiones. «Cuando la terapeuta bajaba las manos hacia los pies me daban espasmos. Me comentó que ‘era la angustia saliendo de mi cuerpo’. Cuando finaliza te quedas en paz, más tranquila». Reconoce que ese trasvase de energía ha logrado quitarle la angustia. «Antes no podía dejar de llorar. Al levantarme, al ducharme, viendo a mi hermana y a mi sobrino. Sigo triste, pero estoy más equilibrada».

Para el experto en arte, Iñaki de Isasa, todo empezó «porque sentí que había cosas que excedían a mi control. Sobre todo, patologías que no podía entender ya que podían ser afecciones no derivadas directamente de una enfermedad. Te pongo un ejemplo: se me hincharon las encías y no tenía ningún problema odontológico. También tenía bronquitis crónicas sin explicación. Es ahí donde entra la canalización energética, desbloquear esos atascos que están causando esos problemas y lograr el equilibrio entre tus los diferentes puntos energéticos (los chakras)».

 

Como todo, para gustos, los colores. Y la libertad de cada cual para elegir cómo pintar el cuadro de su vida.  Mediante lo simple, el Reiki hace que las personas recuperen la vida que creían complicada y difícil.

¿Ya lo experimentaste? ¿Te animás a hacerlo?

Fuentes:

“La Enciclopedia de Reiki” de Bronwen y Frans Stiene

“Hablemos del Reiki, ¿sirve de algo?”, por Salomé García

terapiareiki.es

despertaralser.net

 

Autor entrada: Padme

Deja un comentario!